Congreso
Qué hay detrás de las cinco derrotas consecutivas del Gobierno en el Congreso
En las últimas sesiones, el oficialismo mostró fisuras internas y lo frágil de sus acuerdos con la oposición.

Aunque prefiera ignorar el Congreso, Mauricio Macri tal vez deba prestarle atención: En la última semana se le cayeron cinco temas claves para su administración en la Cámara de Diputados, donde durante el primer semestre había impulsado sin problemas proyectos muy densos políticamente, como el pago a los holdouts y el blanqueo.

Hasta ahora el Gobierno se manejó apelando a alianzas eventuales con el Frente Renovador de Sergio Massa y el bloque Justicialista de Diego Bossio, una escisión del FpV motorizada por Emilio Monzó en el verano y clave para que el oficialismo pudiera aislar al kirchnerismo de las decisiones del Congreso.

Macri no reparó en que se trataba de un acuerdo con pinzas y en las últimas semanas presionó para tener las leyes a todo o nada.

En el Gobierno se creen de verdad que el Congreso es una escribanía. Carrió les explicó el lunes con Ministerio Público que esto no es así y nosotros lo hicimos este jueves con la ley de PPP, explicó a LPO una fuente del massismo.

Y en estos días empezó quedar claro que el "nada" es posible: No pudo sancionar la ley de reforma política con su visión de cerrar las primarias; tampoco pudo ampliar el número de diputados de la cámara baja que imaginaba como un atajo para mejorar sus número en la cámara baja, pero el Waterloo de la Casa Rosada fue el fracaso de la ley de reforma del Ministerio Público negociada durante medio año para desplazar a la kirchnerista Alejandra Gils Carbó. 

El oficialismo se lamía las heridas por esa derrota cuando apenas un día después Massa y Margarita Stolbizer le voltearon este jueves otro proyecto emblemático: La ley de participación pública-privada (PPP), que en el camino arrastró también la de emprendedores.

"En el Gobierno se creen de verdad que el Congreso es una escribanía. Bueno, el lunes Carrió les avisó con Ministerio Público que esto no es así y este jueves lo hicimos nosotros con la ley de PPP", explicó a LPO una fuente del bloque de Sergio Massa.

En cada caso, Cambiemos apuró los plazos y le jugó en contra, porque llegó a las definiciones sin consenso y la oposición le bajó el precio a sus pretensiones y lo dejó con las manos vacías.

“A Emilio (Monzó) le dieron un cronograma y tenemos que cumplirlo. Pero claramente no es posible tener todas las leyes”, confesó a LPO uno de los referentes del bloque PRO.

Los fallidos en la reforma política y la de la Procuración sorprendieron a Sergio Massa, que había negociado ambas leyes pero luego supo que Cambiemos ni siquiera tenía consenso en su bloque.

Lavagna, Massa y Camaño

En el primer caso, Pablo Tonelli, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, amenazó por meses que iría a matar o morir para aprobar el artículo que impedía cortar boleta en las primarias.

Firmó dictamen con apoyo del Frente Renovador pero al momento de la votación varios radicales se fueron y los partidos provinciales, siempre atentos a ayudar al Gobierno de turno, no aceptaron ninguno de los retoques propuestos unas horas antes.

Con la reforma de la Procuración, el Gobierno tenía los votos para aprobarla en general, pero por una arremetida de Elisa Carrió, Macri prefirió congelarlo. “Tras la arremetida de Carrió enviaron la orden de no tratarlo, luego de seis meses de negociar con nosotros. Es insólito”, protestó ante LPO uno de los massistas encargados de negociar el dictamen.

El Gobierno no puede o no quiere ordenar las internas de la Coalición Cambiemos y esas diferencias terminan detonando los pactos que celebra con la oposición. 

La pasividad de la UCR desorienta más a la oposición. Tras meses de hacer catarsis por la falta de consulta del Gobierno y fastidiarse por los fugaces informes previos a las sesiones brindados por Silvia Lospennato, los radicales comenzaron a hacerse valer.

Negri ya se había regocijado cuando Lospennato casi pierde una votación de las reformas judiciales por no contar bien los votos. Su advertencia fue clave para evitar un papelón.

La semana pasada, en plena sesión Negri frustró un proyecto negociado por Monzó y Massa para aumentar la cantidad de diputados. “No vamos a acompañar esto”, le aclaró a su coterráneo Nicolás Massot.

Macri no estaba encima del tema pero iba a ser beneficiado, porque una buena parte de los nuevos diputados no serían kirchneristas, o sea, podían ser propios o aliados.

Visiblemente molestos, los radicales tampoco fueron orgánicos en el debate en comisión de la ley de PPP, una obsesión de Macri para atraer inversiones, tanto que le rogó al Senado acelerarla durante el mini Davos que lideró en el Centro Cultural Néstor Kirchner.  

Los K festejan el fracaso de la ley de inversiones

“Siempre estuve en contra de la prórroga de jurisdicción”, recordó Ricardo Alfonsín. Se refería a la posibilidad de definir litigios con empresas en el exterior, uno de los aspectos del proyecto rechazados también por el resto de la oposición.

Lejos de intimidarse, Luciano Laspina, presidente de la Comisión de Presupuesto, informó que de todos modos firmaba dictamen y negociaría cambios en el recinto.

Cuando este miércoles intentaba aunar un dictamen, el Frente Renovador y una parte del Bloque Justicialista apoyaron una idea del kirchnerismo para volver a debatirlo en Comisión. Un dato: también faltaban algunos radicales en el recinto.

“Sergio, vamos a discutir 30 cambios en cinco minutos, ya no sabemos lo que estamos votando”, mensajeó Stolbizer a Massa, que ni bien ingresó al recinto ordenó a su bloque que apoye el regreso a comisión de la ley de Participación Público Privada, para analizar con tiempo las modificaciones. Los macristas lo tomaron como una venganza por el desaire de la reforma del Ministerio Público.

Fue una sesión fatal para Cambiemos. Ya en la reunión de labor parlamentaria había tenido que sacar del plan de votación la ley de emprendedores, porque el Frente para la Victoria y el massismo exigían precisiones sobre un fondo de inversión creado en la norma.

Fue un planteo de la Unión de Emprendedores Argentinos, liderada por Rodolfo Llanos, quien acusó al Gobierno de fomentar una ley para grandes empresas. La oposición tomó su reclamo y la ley volvió al cajón. Como empezó a ser costumbre. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Amadeo caricatura barata de menem porque no le das bola al Colo después andas haciendo de las tuyas por ahí y se pierden votaciones. .
2
"En el Gobierno se creen de verdad que el Congreso es una escribanía"
Mirá! lástima que no se lo dijeron a la saqueadora del calafate, por que asi los manejaba, no?
1
Nadie voltea a nadie,....son debates, disidencias, es el intercambo en el Recinto como debe ser!.
Ahora que Massa y Stolbizer hayan boicoteado el acuerdo que tenian en una Ley de inversion donde esta el FUTURO PARA DAR TRABAJO,...es de mediocres, mezquinos y rosqueros de la politica.