México03.08.2017
(0)guardarlectura zen
Filtran la explosiva charla de Trump y Peña Nieto: "Somos un país de adictos"
LPO (México DF)El Post filtró una llamada. Trump admitió que el muro fue sólo una promesa de campaña.

A más de seis meses de la controvertida llamada que sostuvieron los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump, el Washington Post publicó la transcripción completa de la nueva conversación, revelando así la postura de Estados Unidos sobre temas tan delicados como el combate del narcotráfico y su intención intervencionista.

La publicación confirma que efectivamente fue un tema que se puso sobre la mesa. A inicios de febrero, cuando se reveló que ambos mandatarios habían protagonizado una conversación en tonos más bien hostiles -de parte del estadounidense- se interpretó una amenaza de Trump de mandar "a sus hombres" para luchar contra el narcotráfico.

Aunque de la lectura de la transcripción no se observa ninguna amenaza, Trump sí se refirió a los "pretty tough hombres" que existen en México y acusó al gobierno mexicano de no lograr combatirlos. "Estamos dispuestos a ayudarte", dijo y lanzó una fuerte crítica: "No han hecho un buen trabajo".

Nos estamos volviendo una nación de drogadictos y la mayoría de los estupefacientes vienen de México. Los niños se vuelven adictos porque se venden por menos dinero que un caramelo, reconoció Trump.

"Tenemos un problema masivo de drogas donde los niños se vuelven adictos a las drogas porque se venden por menos dinero que un caramelo, porque hay mucho de ellas. Así que tenemos que trabajar juntos para eliminar eso", justificó Trump.

Pero quizás la declaración más rutilante fue su confesión: "Nos estamos volviendo una nación de drogadictos y la mayoría de los estupefacientes vienen de México o de la frontera sur".

"Tal vez su ejército tiene miedo de ellos, pero nuestro ejército no y los ayudaremos con eso totalmente porque está totalmente fuera de control", dijo sin ningún tipo de apego a los manuales de diplomacia. La sugerencia de una intervención de su ejército fue contestada con un escueto: "Presidente, está claro que el crimen organización es nuestro mayor enemigo, tanto como lo es para su administración".

Con su discurso desfachatado, Trump insistió: "Nuestro ejército los derribará como nunca pensaron, trabajaremos para ayudarlos a eliminarlos porque su país no quiere eso. Sus ciudadanos están siendo asesinados, sus policías reciben disparos en la cabeza y sus hijos están siendo asesinados. Los eliminaremos".

La lectura en esta conversación destapa otra faceta del pensamiento de Trump: la pelea contra el narcotráfico se debe dar desde una mirada prohibicionista. Sus palabras esconden el corazón de los argumentos de esa teoría que, por estos días, es cuestionada por los expertos. "Sólo aniquilando al narco mexicano, Estados Unidos dejará de ser una nación drogadicta", parece el razonamiento del republicano.

 Más equilibrado, Peña Nieto devolvió un misil con sutileza: "Déjame decirte que mucho de lo que sucede en términos de narcotráfico en México ha sido ampliamente apoyado por el tráfico ilegal de dinero y armas desde Estados Unidos".

Y agregó: "Estos son grupos criminales que están bien armados, especialmente con armas procedentes de Estados Unidos ilegalmente en México. Estoy totalmente de acuerdo en que ambos gobiernos pueden trabajar juntos para eliminar y acabar con estas pandillas".

"La conversación en realidad no deja fuera una realidad evidente: Estados Unidos se ubica como el principal mercado de consumo de drogas de todo el mundo y México es uno de los principales surtidores de esa droga, ahora en un mano a mano con países asiáticos", explicó el doctor René Jiménez Ornelas, especialista en temas de violencia y narco por la UNAM.

Pero el especialista también apunta que el narcotráfico es un negocio que ha beneficiado mucho a EU: "Hay que recordar el tema de venta ilegal de armas, como menciona EPN. Eso entre muchos otros elementos, como preguntarnos en dónde se lava ese dinero o pensar en que los consumidores a las drogas son también consumidores de medicamentos". 

Simpatizantes de Donald Trump en el tramo del muro que ya existía en Tijuana.

"Déjeme decirle, señor presidente, que esto no es una diferencia personal. No tiene nada que ver con usted, señor presidente. Pero es imposible ignorar esto. Pues es inaceptable para nosotros los mexicanos pagar por el muro que están pensando construir", fue la primera intervención de un diplomático Peña Nieto luego de los saludos iniciales.

Y continuó el mandatario mexicano: "El mejor muro virtual que podemos construir entre las dos naciones es asegurarnos que ambos tendremos desarrollo económico. Y es exactamente sobre este asunto del que debemos hablar más en busca de un acuerdo comercial justo, y podamos construir así un marco para esa relación".

Lo creas o no, el muro es la cosa menos importante de la que estamos hablando, pero políticamente esta podría ser la conversación más importante, le reconoció Trump a Peña Nieto. 

En respuesta, el magnate republicano propuso un plan para decir ante la prensa que están llegando a un posible acuerdo sobre quién pagará los gastos de construcción en la frontera entre México y Estados Unidos, lo cual -a la vista de lo sucedido- el presidente mexicano no sólo no aceptó sino que insistió en que nuestro país no desembolsará ni un peso.

"Lo único que te pido es algo sobre el muro. Tú y yo tenemos un problema político. Mi pueblo me lo exige: 'México pagará por el muro'. Y tu pueblo probablemente diga algo similar pero en un lenguaje ligeramente diferente", explicó un transparente Trump.

Y siguió: "El hecho es que ambos estamos ceñidos un poco a este lazo político, porque tengo que hacer que México pague por el muro. Tengo que hacerlo. He estado hablando sobre el tema por un periodo de dos años, y la razón por la que lo digo es porque México ha sacado una fortuna de la estupidez de los representantes comerciales de EU".

Entonces, propuso lo siguiente: "Lo que me gustaría recomendarte -si vamos a continuar este diálogo- es que resolvamos lo del muro. Nos van a preguntar a los dos: '¿Quién va a pagar por el muro, señor presidente?'. Y ambos podríamos responder: 'Lo estamos resolviendo'. De algún modo, funcionará esta fórmula. A diferencia de usted diciendo 'No vamos a pagar' mientras yo digo 'Nosotros no vamos a pagar'". 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.