NAFTA13.10.2017
(0)guardarlectura zen
El reclamo de Trudeau por los bajos salarios de México suma presión al NAFTA
LPO (México DF)El canadiense y Peña Nieto coincidieron en evitar caer en las provocaciones de Trump.

El tema laboral fue el único elemento de disonancia entre Enrique Peña Nieto y Justin Trudeau durante la visita del primer ministro canadiense a México, en la que sobresalió la sintonía de ambos líderes para no caer en las provocaciones del estadounidense Donal Trump, que amenaza con detonar el NAFTA.

Es más, según señalaron a LPO fuentes de la Secretario de Relaciones Exteriores (SRE), el premier canadiense habría colocado el nivel salarial mexicano sobre la mesa al momento que ambos mandatarios hablaron de la posibilidad de un acuerdo bilateral en caso de que el TLCAN termine por naufragar.

El issue sobrevoló la rueda de prensa conjunta cuando Trudeau dijo que el NAFTA debe "tener en cuenta las condiciones de trabajo y los sueldos". "El presidente [Peña Nieto] y yo hemos hablado de crear oportunidades para la clase media, y sabemos que las condiciones de empleo son muy importantes para conseguir que la clase media mejore", añadió. 

Peña Nieto replicó que: "[La renegociación] es una oportunidad para mejorar las condiciones de trabajo en México. No queremos ser competitivos por tener bajos salarios, sino por tener trabajadores cualificados". 

Sin embargo, Trudeau insistió con el tema en su visita al Senado mexicano, donde afirmó que a través de normas laborales progresistas "es la manera en que aseguraremos que se modernice el NAFTA y que recuperemos así un mundo libre"

Esta fijación con el nivel salarial mexicano por parte de Trudeau se presenta como un reclamo ideológico, propio de un líder con alto contenido progresista, pero en realidad está fuertemente vinculada a razones más pragmáticas: El primer ministro tiene una alianza crucial con los grandes sindicatos canadienses, entre ellos el que encabeza Jerry Díaz que tiene un discurso muy virulento para con la situación salarial mexicana.

El malestar de Trudeau e incluso de su canciller que lleva la renegociación, Chrystia Freeland, es que los empresarios mexicanos y el gobierno se muestran absolutamente cerrados a cualquier tipo de discusión sobre el tema. La respuesta de que los salarios "los define el mercado", irrita a los canadienses porque además lo ven como una postura añeja, propia de un liberalismo que según su visión ya quedó atrás.

El factor empleo se ha convertido además en un punto de fuerte encuentro entre Trudeau y los demócratas en Washington. El Partido Demócrata es cada vez más proteccionista en materia económica y esta semana sus principales líderes le hicieron todo un recibimiento al canadiense.

Pero más allá de esta tensión puntual fue evidente la sintonía entre ambos líderes, que coincidieron en evitar a toda costa caer en las provocaciones de Trump que amenazó con reemplazar el NAFTA por acuerdos bilaterales o limitarlo a cinco años.

En la conferencia de prensa conjunta que dieron en el Palacio Nacional, una y otra vez eludieron las preguntas de los periodistas de ambos países que buscaban alguna respuesta frontal a la administración de Trump, que ayer volvió a calentar las negociaciones, en la cuarta ronda que se desarrolla en Washington DC y que tiene a buena parte del mundo a la expectativa.

"Canadá seguirá negociando, no vamos a abandonar (la negociación) en función de las propuestas que se presenten, ni vamos a reaccionar cuando alguien proponga ideas con las que no estamos de acuerdo", advirtió Trudeau.

Mientras que Peña Nieto pidió no darle trascendencia a los trascendidos y amenazas que filtra la administración republicana. "Son especulaciones, no le prestaría mayor atención. Estaría bien atento a lo que esté ocurriendo realmente en las mesas, que es desde donde llegará un eventual acuerdo. La premisa es que sea en beneficio de los tres países, que sea ganar-ganar-ganar", dijo el presidente.

Si bien la relación económica entre México y Canadá es minúscula en comparación con la que cada uno tiene por su lado con Estados Unidos, el comercio multilateral se multiplicó por veinte desde que entró en vigor el TLCAN, en 1994. En 2016, México exportó mercancías a Canadá por un valor total de 10.430 millones de dólares y las importaciones de productos canadienses ascendieron a 9.630 millones. Canadá es el cuarto mayor socio comercial de México y el cuarto mayor inversor en el país, con 3.600 empresas canadienses presentes en suelo azteca.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.