Giorgio Jackson 23.12.2017
(0)guardarlectura zen
"El Frente Amplio tiene que dar un salto de madurez, si quiere gobernar Chile"
Por Leonardo Montero (Santiago, enviado)El cerebro de la pujante fuerza de izquierda de Chile anticipa su posicionamiento frente a Piñera.

Giorgio Jackson no se parece a ningún político tradicional chileno. Llega a la entrevista con LPO en su bicicleta y la deja en el frente de la sede del Congreso Nacional en Santiago, donde es diputado desde 2014 y lo será por otros cuatro años, ya que acaba de ser reelecto. "Aquí no se lo van robar. Bueno, nunca se sabe", bromea mientras deja su casco, gorra y mochila en el piso.

A sus 30 años, Jackson es uno de los líderes del combativo movimiento estudiantil y del Frente Amplio, la fuerza que a un año de su fundación viene de realizar una elección histórica y convertirse en la tercera fuerza de Chile, a punto de robarle el lugar en el ballotage a la oficialista Nueva Mayoría. Además, es uno de los políticos con mejor imagen del país junto al presidente electo Sebastián Piñera y el derrotado Alejandro Guillier.

"Vamos a tener que dar el salto de madurez para ser alternativa de gobierno", dice con su hablar pausado, como pensando cada palabra. Jackson rompe el estereotipo de sectarismo que persigue a muchos líderes de izquierda y se muestra abierto a un acuerdo con la Nueva Mayoría. "Es importante ir construyendo algún nivel de puentes para impedir que la derecha tenga servida la victoria en cuatro años", sostiene.

¿Se imaginaba un triunfo tan amplio de Piñera? ¿Cómo se explica la diferencia?

Creo que todavía es temprano para dar un análisis con la complejidad que se requiere. No faltan quiénes al calor de la frustración, de un escenario que no era el que muchos esperábamos, intenten buscar respuestas simples para el fenómeno que se presentó, tan disímil al de la primera vuelta. Hay algunos factores que creo que valen la pena enumerar. Por un lado hay una coalición de gobierno muy desgastada, una coalición que vino resquebrajada, que se presentó dividida a la elección con dos candidaturas, con un apoyo bastante bajo a la administración, que fue creciendo en el último tiempo pero todavía marcando cifras muy minoritarias. 

Es simplista y errado afirmar que la diferencia que sacó Piñera su debe a que no hubo un pronunciamiento lo suficientemente explícito del Frente Amplio en contra de su candidatura.

Por otro lado, una candidatura que nunca logró unificar y entusiasmar fielmente al votante de la Nueva Mayoría, sólo a un voto muy duro y eso dio el espacio para que una candidatura como la de Beatriz Sánchez pudiese captar una votación tan alta como el 20%, que tampoco nos esperábamos. A eso se sumó la dificultad de un entendimiento genuino entre esas dos alternativas políticas, una de continuidad y una de cambio, por no existir vínculos que permitan confiar una en la otra. Más allá de eso, creo que lo que sucedió es más mérito de Piñera que una falta de coordinación. Los 650 mil votos de diferencia no son porque la declaración del Frente Amplio no fuese suficientemente explícita en no querer a Piñera como gobernante, no fue eso. Sería una explicación muy simplista y errada.

¿Tienen alguna lectura de cómo se movieron los votantes del Frente Amplio?

Creo que el votante del FA se movilizó porque si no Alejandro Guillier no llegaba a los 3.160.000, sin el voto del FA eso no sucedía. La pregunta es qué es lo que hizo Piñera para movilizar a una masa de votantes mucho mayor a la que tuvo en primera vuelta. Mi impresión es que fue más pragmático, que él tuvo la audacia (y eso es un mérito que hay que reconocerle, más allá de que no nos guste su liderazgo ni lo que representa) de convocar a la extrema derecha, representada en José Antonio Kast, principalmente con un discurso del temor, del ‘Chilezuela'. Un discurso muy apuntado a los conservadores. 

Y también supo incorporar a personas como Manuel José Ossandón que planteaban querer educación gratuita, que era algo a lo que Piñera siempre se opuso. Él terminó hablando de gratuidad en la educación, y hace cuatros años se despedía del gobierno por no haber aceptado y recogido esa demanda. Entonces creo que su ambición y su hambre por el poder lo hicieron ceder en ciertas cosas, que desde mi punto de vista, Guillier no estuvo dispuesto. No estuvo dispuesto, por ejemplo, a hablar de terminar con el sistema de AFP (pensiones), no estuvo dispuesto a convocar a una mayoría más amplia.

De alguna manera Guillier quedó atrapado en la disyuntiva entre mantener su voto de centro y atraer al votante del FA, con propuestas que quedaron a medias como la condonación de deudas a estudiantes

Mi impresión es que no bastaba con un antipiñerismo, cosa que yo diría que se logró articular súper fuerte llegado el climax de la campaña, con varios apoyos individuales importantes que dimos desde el FA. Con un momentum que creo que era bastante favorable a la explotación del antipiñerismo y no fue suficiente. Por eso creo que esto va a ser más complejo, es preguntarnos qué hay en la cabeza y en los corazones del votante que no votó por Piñera en primera vuelta ni por Kast, pero que en el ballotage sí fue a votar. Esos pueden ser votos de Marco Enrique Ominami, de Carolina Goic, de Beatriz Sánchez, puede ser gente que no votó en la primera vuelta. Hay votantes de ellos que probablemente no fueron a la segunda vuelta. Entonces es muy complejo.

En la derecha hay más unidad frente a la idea de administrar el poder. En el Frente Amplio vamos a tener que dar un salto de madurez importante si queremos ser alternativa de gobierno para el 2022.

Quedó la sensación de mayor unidad en la derecha y de cierta fragilidad en las alianzas de Guillier, incluso dentro de la Nueva Mayoría

Creo que eso refleja un poco cómo es el proyecto político. En la derecha hay más unidad frente a la idea de administrar el poder y eso se refleja en la épica que le pusieron a conseguir voluntarios para que sean apoderados. Independientemente de que uno esté en desacuerdo con lo que mueve a esas personas, las personas se movilizaron. Con un discurso muchas veces basado en la desinformación (como la campaña del miedo), pero a la hora de llevar gente a ocupar esos espacios y movilizar, lo supieron hacer.

¿Cómo cree que va a ser el rol del Frente Amplio en los próximos cuatro años?

En el FA vamos a tener que dar un salto de madurez importante si es que queremos ser alternativa de gobierno a nivel local en las municipales y a nivel nacional en 2022. Y eso requiere por un lado empatía frente a la frustración de buena parte de nuestro electorado de que haya ganado Piñera, y también del electorado de la Nueva Mayoría y del mundo progresista. Lo primero es empatizar porque nosotros también sentimos que no es el escenario óptimo. Ahora, tomando en cuenta esa posición, creo que la soberbia es el peor consejero que nos pueda acompañar. Porque si queremos apuntar a como dice nuestro nombre ser un frente amplio y a aumentar esa amplitud al punto de llegar a ser una mayoría social, cultural y política, creo que ahí tenemos que lograr comprender cuáles fueron los factores que no permitieron que Beatriz Sánchez pasara a segunda vuelta.

Puede haber una idea de que somos muy jóvenes, bueno habrá que trabajar en cómo la juventud no sea un factor negativo a la hora de ofrecer una alternativa de gobierno. O si es que las ideas que estábamos presentando sonaban muy radicales, habrá que mostrar empíricamente cómo en otros países esas ideas parecen razonables, de sentido común, moderadas, pero que en Chile que es un país muy corrido hacia la derecha parecieran ideas de cambio radical. Todo lo que pudiera ser razonable como un seguro universal de salud, como tener educación gratuita, todo eso hoy se presenta como algo radical, pero nosotros creemos que es absolutamente razonable. Entonces ahí tenemos varios desafíos desde lo institucional, pero también desde el lenguaje y la emocionalidad desde la cual comunicamos.

Y esta necesidad de hacer que las ideas parezcan menos radicales, ¿cómo cree que puede jugar en sus votantes, puede haber un riesgo de desencanto? Porque supone una especie de confluencia con las ideas del centro, la Nueva Mayoría en este caso.

Otro error importante en esa línea sería pensar que el 20% que apoyó al FA son votantes militantes o que son cuadros políticos. No. Es un escenario muy volátil en el cual la confianza la vamos a ir ganando sólo en la medida de que sigamos trabajando con la misma consistencia, coherencia y sencillez con la que lo venimos haciendo. Si nos alejamos de eso, probablemente ese electorado cambie, deje de confiar en nosotros. Eso se disputa día a día con cómo ejercemos el poder de representación que esas personas nos mandataron, y si nos desconectamos y nos vamos con nuestra tesis sociológica, sobreideologizada muchas veces (que es buena para el análisis interno pero que para la comunicación masiva no es algo que resulte), creo que vamos a estar desperdiciando una bonita oportunidad de construir un proyecto de transformación en Chile. Yo espero que tengamos la madurez suficiente para tomarnos en serio la responsabilidad que nos están mandatando en el reemplazo de una generación política que pareciera ser que ya no logra convocar mayorías para ser alternativa a la derecha.

En ese contexto de ustedes intentado construir poder y seducir al votante más de centro, ¿existe el riesgo de que se configure un escenario de disputa entre el FA y la NM, que termine beneficiando a la derecha? Un poco lo que pasa en España con Podemos y el PSOE.

Creo que sí y es un poco inevitable esa tensión, mientras no haya una discusión de pares, mientras no haya un reconocimiento de que son tesis políticas que genuinamente están disputando un electorado. Hasta el día de hoy desde la NM nos han mirado siempre como los chicos que vienen a revolver un poco, simpáticos, tienen onda y que bueno que estén en la política. Pero siento que hasta la primera vuelta nunca nos vieron realmente como pares, creo que a la luz del resultado (independientemente de lo que pasó en el ballotage) están un poco forzados a tratarnos como pares y a reconocer que hay una tesis política en disputa. 

Si nos desconectamos de la gente y vamos con la tendencia sobreideologizada, vamos a perder una bonita oportunidad de construir un proyecto de transformación en serio de Chile y ser el remplazo de una generación política.

Creo que el electorado también va a ir tomando decisiones, pero lo que no va a perdonar es que durante cuatro años no se hayan podido construir algunos dispositivos de emergencia para que, aún en las diferencias de esas tesis políticas, se le entregue nuevamente en bandeja a la derecha la elección. Ahora nos pilló la derecha con una tremenda votación, que nadie pudo predecir. Pero el desafío en cuatro años para nosotros al menos es construir una alternativa de gobierno, y me imagino que la NM también intentará rearmarse. Desde nuestro lado querremos ser la alternativa a la derecha y ellos querrán seguir siendo la alternativa. Pero quien sea que logre ganarse esa espacio de oposición a Piñera, creo que es súper importante ir construyendo algún nivel de puentes, de canales para impedir que la derecha servida la victoria en cuatro años.

En ese escenario de disputa por el rol de oposición, ¿para ustedes es una oportunidad cierta esta crisis de liderazgo que hay en la Nueva Mayoría?

No es un escenario ni buscado ni ideal. Nosotros no buscamos que Piñera sea presidente, todo lo contrario. Y no es ideal porque el resultado es algo negativo para Chile, más allá de respetarlo, no nos gusta lo que significa y las consecuencias que trae. Pero si uno intentara ver aspectos que permiten mirar hacia adelante, efectivamente es obligatoria la reconfiguración tanto de liderazgos como de fichas al interior de la NM. Esto les va a permitir sincerar sus posturas dentro de la coalición. Y eso va a demandar también desde nuestra parte una capacidad de convocatoria mucho mayor y más amplia que la que hemos tenido hasta ahora. Sin vetar o limitar por los antecedentes sino por lo que se quiere construir. Sin vetar por la militancia previa si no por si hay algún hecho grave que permitan una convivencia sana. Todo el resto más allá de que haya participado en otra coalición o partido, creo que desde el FA más que cerrarles las puertas debiésemos armar una invitación que sea bien honesta y que delinee los límites en los que nos imaginamos un campo de acción.

¿La base de esa acción conjunta con la Nueva Mayoría podría ser el Parlamento, donde unidos superan al piñerismo?

Es muy difícil que sea disociado. Si es que sucede una conversación de un poquito más de nivel de lo que existe ahora (que lo único que nos va a aglutinar estos cuatro años es ser oposición al gobierno de Piñera), si es que hay algún grado de complicidad más, eso va a depender de una conversación que tiene que ir madurando en los distintos espacios sociales y que también se vea reflejada posteriormente en un espacio más institucional que podría ser el Congreso. Pero no lo imagino disociado, no me imagino que a nivel Congreso tengamos una alianza política y que en lo social estemos enfrentados. Tiene que haber un nivel de correlato.

Yendo a un plano regional, ¿cómo analiza el retroceso de las fuerzas progresistas en Sudamérica?

Lo veo como algo triste, como una oportunidad desperdiciada por parte de los gobiernos de corte progresista que más allá de logros sociales que todos pueden mostrar, en temas de pobreza, en inclusión de pueblos originarios, en democratización del acceso a ciertos servicios públicos, a la vivienda, muchas cosas de esa naturaleza... fueron quedando desprestigiados en el ejercicio del poder. Las críticas sobre el autoritarismo, la corrupción, la no renovación, sobre los caudillos, y la mala administración del poder en sí mismo. Obviamente condicionados por una derecha que fue muy avasalladora en toda Latinoamérica. No supieron articular una estrategia distinta a la represión, al autoritarismo, al caudillismo, a muchas veces los casos de corrupción.

Es muy triste el desprestigio de los gobiernos progresistas de la región por temas como el autoritarismo, la corrupción y la mala administración del poder

¿Este retroceso responde a esos factores o a la incapacidad de generar alternativas de gobierno?

Ante eso lo natural es que el electorado de alguna manera se desencante, se pierde un sentido de coherencia entre el relato y la práctica, y eso de alguna manera el electorado lo observa, lo reciente y finalmente lo bota. Entonces pensar que el votante que no elige al progresista es un fascista, es un imperialista o cualquiera de los adjetivos que se ponen en la polarización de los debates en Latinoamérica, creo que simplemente resta aún más. Porque no estamos comprendiendo el sujeto que está haciendo una crítica profunda y no tiene quién lo escuche dentro del progresismo. Es muy parecida a la crítica que hace Bernie Sanders cuando analiza el fenómeno de Trump o la extrema derecha en Europa, que están llegando a los sectores obreros que tradicionalmente votaron por la izquierda, por el progresismo o por la socialdemocracia, y que hoy día están votando por la extrema derecha.

Algún error tiene que haber desde el progresismo y no creo que en ningún caso que esto se deba exclusivamente a lo que está haciendo la derecha o la presión que hagan o a los casos de corrupción, hay también un tema del relato que no se ha sabido integrar. Y, al menos nosotros, sentimos la curiosidad por interpretar, no tenemos idea de lo que hay ahí, nos cuesta mucho interpretar, definir, traducir. Pero lo que no hay que dejar de tener es esa curiosidad por entender ese fenómeno para poder representar mayorías que permitan conducir las transformaciones que soñamos sino nos vamos a quedar en el testimonio y en la eterna frustración.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.