Mendoza09.04.2018
(0)guardarlectura zen
El Gobierno licita la represa de Portezuelo pese a la oposición de Verna y la UCR pampeana
LPOFrigerio quiere tener la obra licitada en tres meses. Verna advirtió que volverá a reclamar en la Corte.

En tres meses la casa Rosada quiere que ya este licitada la represa mendocina Portezuelo del Viento, según confirmaron a LPO fuentes de la Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica que depende del ministro Rogelio Frigerio.

La decisión de avanzar con la obra se tomó pese a la abierta oposición del gobernador de La Pampa, Carlos Verna y la propia UCR de esa provincia. La Pampa se había opuesto a la construcción de la represa al afirmar que afectaría el caudal del río Colorado y provocaría sequías al reducir los cupos de agua en la cuenca, algo similar a lo que le sucedió con el río Atuel.

Estas objeciones no detuvieron al área que conduce Pablo Bereciartua, que incluso ya definió la apertura "de un data room para mostrar el proyecto", según anticiparon las fuentes consultadas.

Como el reglamento del Ciroco (Comité Interjurisdiccional del Río Colorado) señala que no pueden tomarse decisiones sin el consenso de las cinco provincias que lo integran (Neuquén, Río Negro, Buenos Aires, La Pampa y Mendoza), se pidió el laudo del presidente Macri, que favoreció a los intereses de Mendoza, donde gobierna su aliado radical Alfredo Cornejo.

Portezuelo del Viento se convertirá en el mayor proyecto hidroeléctrico de Mendoza, con una inversión calculada entre los 500 y 800 millones de dólares, generando unos 5.000 puestos de trabajo.

En consecuencia, el gobierno de Verna presentó un recurso de queja ante la Corte Suprema "por causales de nulidad manifiestas". "Hubo una falta de imparcialidad e independencia, dado que el Presidente antes de laudar dijo públicamente que no iba a parar hasta construir Portezuelo del Viento. Además, la obra está a cargo de Nación, por lo que está actuando como juez y parte. Y finalmente, el laudo se fundamenta en pericias de la propia parte interesada como lo es la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación, a la que La Pampa nunca pudo contestar", subrayó a LPO el procurador General de La Pampa,  Hernán Araujo.

No se trata de un proyecto menor. La futura represa se convertirá en el mayor proyecto hidroeléctrico de Mendoza. Aportará 210 Mw al Sistema Argentino de Interconexión, con una inversión calculada entre 500 y 800 millones de dólares y su construcción demandará cinco mil puestos de trabajo.

Este lunes, en Mendoza se avanzó con la audiencia para analizar el impacto ambiental de la obra. En La Pampa denuncian que "esta audiencia es para analizar el impacto ambiental exclusivo a Mendoza y no para toda la cuenca del Río Colorado, como corresponde". Si bien la represa se realizaría sobre el Río Grande -que atraviesa exclusivamente a Mendoza- su caudal es responsable del 72% del Colorado. El estudio de impacto ambiental para toda la cuenca está a cargo de Coiroco y estiman que va a estar terminado en siete meses.

"Hasta que la Corte no falle el laudo no está firme, por lo tanto si avanzan en la licitación sin el estudio correspondiente acudiremos a la Corte", agregó en diálogo con este medio el procurador pampeano, quien reveló que "hay un amparo de la fundación Chadileuvú para frenar la construcción de la obra, que tiene el visto bueno de la Procuración".

El gobernador de La Pampa, Carlos Verna.

Otro de los temas que despierta polémicas, es el manejo de la gestión de la represa. Desde la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación le revelaron a LPO que Portezuelo va a estar a cargo de Mendoza, confirmando el temor de La Pampa donde suponen que de esta forma "van a usar el agua solo en beneficio de ellos y no pensando en el interés general de las cinco provincias involucradas", según afirmó el secretario de Recurso Hídricos pampeano, Javier Schlegel.

Schlegel denunció además que "Mendoza está mintiendo, dicen que la represa va a producir 210 Mw, pero no le alcanza la cantidad de agua ni para producir un tercio de eso" y agregó "es una represa que no sólo no conviene económicamente, sino que su potencia es insignificante, menos del 1% del sistema nacional".

"Los reclamos de La Pampa son legítimos. Nosotros pagamos consecuencias muy caras con el río Atuel, donde a partir de la obra de Los Nihuiles se hizo que ese río desaparezca en nuestra provincia. No queremos que vuelva a pasar lo mismo y por lo tanto la Nación es la que debería gestionar la represa y todas las provincias involucradas deben formar parte", sostuvo por su parte el diputado nacional de Cambiemos por La Pampa, Daniel Kroneberger.

Es que en efecto esta polémica atravesó a Cambiemos. Los diputados del radicalismo pampeano se sumaron a la posición del gobernador peronista Verna y hasta fueron a reclamarle a su correligionario mendocino, Alfredo Cornejo.

En efecto, fuentes del radicalismo pampeano informaron a LPO que el presidente de la UCR provincial Hipólito Altolaguirre, se reunió este fin de semana con Cornejo para coordinar un encuentro con Verna, que permita alcanzar una solución política al diferendo.

En Mendoza consideran que la obra incentivará al turismo y con una obra posterior permitiría extender en unas 58.000 hectáreas el área bajo riego, con un fuerte impacto favorable en materia de producción agropecuaria. Por otro lado, se analizan obras complementarias como una línea de alta tensión de 250 km y la construcción de la nueva traza de la ruta nacional 145.

Ahora resta un llamado a precalificación de oferentes para la construcción de la obra y en junio se realizará una audiencia pública a nivel nacional en el Congreso.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.