FMI
Argentina y el FMI: Parecidos y diferencias con el caso Grecia
Según el propio FMI, sus medidas fueron responsables de la recesión griega y el aumento del desempleo.

El crédito "Stand by de alto acceso" que el ministro Dujovne empezó a negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) tiene un antecedente que quema: Grecia.

La línea que la semana que viene empezará a negociarse a nivel técnico es muy similar al crédito "Stand by de acceso excepcional" que el organismo internacional -en tándem con el Banco Central Europeo y la Comisión Europea- aplicó en Grecia, generando consecuencias muy severas para esta economía.

"La situación de Grecia era mas parecida a la Argentina del 2001 que a la actual, con un tipo de cambio fijo que no te permitía hacer política monetaria y un ratio de deuda muy importante. Hoy tenemos una deuda del sector publico del 30% del producto y los bancos están solventes", explicó a LPO el director de Eco Go, Federico Furiase, quien si bien no cree que se repitan las mismas medidas que el FMI aplicó en Grecia, destacó que "está claro que la economía entró en una fase donde el gradualismo tiene menos margen y se va a hacer un ajuste más fuerte". 

Dentro de las recomendaciones que el economista imagina que el Fondo pueda pedir, destaca "el recorte de la obra publica, un cumplimiento de metas de déficit financiero además del primario, metas de agregados monetarios, una mayor apertura comercial y una suba del tipo de cambio para mejorar la cuenta corriente". 

En efecto, LPO anticipó en exclusiva, que en las reuniones que Nicolás Dujovne tuvo en la sede del FMI, ya se habló de la decisión del organismo de no financiar el atraso cambiario y pasar de un esquema de metas de inflación al más duro de agregados monetarios. 

La situación de Grecia era más parecida a la Argentina del 2001, con un tipo de cambio fijo que no te permitía hacer política monetaria y un rato de deuda mucho más alto que el actual que a nivel sector público es del 30% del PBI, señala Federico Furiase. 

Pero volviendo a Grecia, en el país helénico se aplicaron tres paquetes de "rescate" desde el 2010 a la fecha, que fueron liberando fondos a medida que se iban aprobando las revisiones que chequeaban el cumplimiento de las medidas acordadas. Estas normativas consistían en los clásicos programas de ajuste que nuestro país supo aplicar a instancias de la misma entidad. Entre ellas, se destacaron 13 recortes de jubilaciones durante estos 8 años, una baja nominal del salario mínimo del 20% (que en términos reales sería mayor por el efecto de la inflación) y la reducción de un tercio del gasto per cápita en salud, de acuerdo con datos de la OCDE.

Las medidas del "nuevo" FMI, lejos de alivianar las arcas griegas, generaron una recesión del 29%, afectando la recaudación impositiva y acelerando la necesidad de endeudamiento. Según datos de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat), el desempleo pasó del 7,5% previo a la crisis del 2008 al 25% en 2014 (hoy se encuentra en el 20,6%), el riesgo de pobreza alcanza hoy al 35,7% de la población y el nivel de deuda externa representa el 178% del PBI. A su vez, más de 400.000 griegos abandonaron el país, lo que significa el 4% del total de la población. 

El fracaso de las políticas fue reconocido por el propio FMI que en un mea culpa histórico admitió que "como consecuencia de la caída del ingreso y del empleo, el consumo privado pasó a ser el principal impulsor de la recesión, la cual fue mucho más profunda de lo que habíamos previsto".

Por otro lado, los fondos no fueron destinados a realizar políticas públicas sino que tenían expresa prioridad para el pago a los acreedores. En un trabajo del economista y analista del Banco Central Pablo Bortz, "The Greek Rescue: Where Did the Money Go?", se detalla que el 54% de la asistencia financiera fue usada para el pago de deuda externa y un 21% se dirigió a la recapitalización de los bancos, principalmente franceses y alemanes.

El primero de los rescates mencionados se aprobó el 9 de mayo de 2010. Consistió en un préstamo a tres años por 30.000 millones de euros, en el marco del paquete de financiamiento conjunto de 110.000 millones acordado entre la Unión Europea y el FMI. Los montos excedían la cuota que Grecia aportaba al FMI en un 3200%, lo que espiralizó el endeudamiento y al poco tiempo lo volvió impagable, hecho que quedó reflejado en la reestructuración de deuda del 2012.

En dicho año, Grecia tuvo que recurrir a un segundo rescate por 28.000 millones de la misma moneda, en el cual el Gobierno se comprometía a realizar privatizaciones de activos públicos por 50.000 millones de euros y a reformar del sistema de pensiones, aumentando la edad de jubilación a los 67 años, entre otras medidas fiscales equivalentes al 11% del PBI.

Este año, el FMI impuso nuevas reformas Grecia: Se limitó el derecho a huelga, se volvieron a bajar las jubilaciones y se desalojó a miles de deudores de hipotecas.

Luego del sorpresivo triunfo electoral de Alexis Tsipras y su partido de "izquierda radical" Syriza, el Gobierno pasó a rechazar todo programa de ajuste fiscal y mediante un referéndum el pueblo griego rechazó las nuevas propuestas del FMI como condición para un nuevo préstamo por 86.000 millones de euros. Sin embargo, a los pocos días el primer mandatario, urgido por un mayor financiamiento ante la amenaza de la salida de su país del Euro, no obedeció el mandato popular y firmó lo que la "Troika" pedía.

En concreto, se aprobó una serie de importantes reformas fiscales y financieras, dentro de las que se fijó un control de retiro de dinero diario de 60 euros. El corralito, tan conocido por los argentinos, se amplió a los 1680 euros mensuales en 2016 y 1800 para 2017.

Paralelamente, las exigencias no cesaron y la conflictividad social alcanzó un pico a comienzos de este año cuando el Parlamento griego -a fin de acceder a otros 18.400 millones de euros- aprobó alrededor de cien nuevas reformas que además de ajustar el gasto público con una nueva baja de jubilaciones (la número 13), impusieron el desalojo de miles de deudores de hipotecas y el recorte del derecho a huelga, que pasó a ser posible sólo si se cuenta con una participación mínima del cincuenta por ciento de los afiliados con su cuota al día.

No obstante y a condición de liberar nuevos préstamos por 6.100 millones, Grecia y las instituciones internacionales acreedoras pactaron un nuevo paquete de reformas a aplicar entre 2019 y 2020, cuando termine el tercer rescate, con ajustes adicionales equivalentes al 2% del PBI y una nueva mutilación del 18% sobre el valor de las pensiones.

A raíz de ello, la agencia Bloomberg pidió que "el FMI deje de torturar a Grecia y condone su deuda", ya que "sabían perfectamente que sus préstamos nunca serían reembolsados y tomaron la decisión de otorgar los créditos para evitar que Grecia abandone el Euro y que la crisis se propagara a toda Europa".

"Un país miembro típicamente puede tomar prestado hasta el 145% de su cuota anual y hasta el 435% acumulado, para no sobrecargar al deudor. Sin embargo, el FMI acordó otorgar un impresionante 3212% de la cuota de Grecia", explicaron.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Los desquicios que genera el liberalismo o neoliberalismo como sistema económico, son harto conocidos por todos y en especial por los países del tercer mundo. No existen límites a la insaciable voracidad y codicia de aquellos que dominan el mercado nacional o internacional y que generan miseria y sufrimiento a trescientos sesenta grados esféricos a nivel de todo el orbe, siendo dicha situación insanable a perpetuidad en virtud de las taras mentales que posee el ser humano, en especial de aquellos que se ubican en la cúspide de la pirámide social. Siempre ha sido así, y siempre será así, hasta tanto no se´produzca el nacimiento de una nueva mentalidad que libere al homo sapiens de su actitud egoista y destructiva y pueda conducirlo a la creación de un ser especialmente solidario. Por último hago mías las palabras del sociólogo francés Pierre Bourdieu: "El neoliberalismo es como el HIV que destruye el sistema inmunitario de la víctima y lo mata" Lpmqlrmpp.