Ajuste
El FMI pronostica una inflación del 20% para 2019 y se abre el debate por la "tasa de sacrificio"
Los economistas aseguran que el costo será una mayor recesión y una suba del desempleo.

En su informe sobre Perspectivas Económicas Globales (World Economic Outlook) presentado este lunes en Bali, el FMI pronosticó una meta de inflación aún más estricta que la proyectada por el gobierno argentino en el Presupuesto para el 2019.

El organismo internacional estimó una variación del Índice de Precios al Consumidor del 20%, que si bien desde Hacienda sostienen que se trata de un simple pronóstico y no de un regreso al esquema de metas de inflación, en el mercado tienen dudas al respecto.

Es que dado el monitoreo total del Fondo sobre el Banco Central, que tiene que enviar informes diarios al staff del organismo, en el mercado se toma más en serio la palabra de Lagarde que la de los funcionarios argentinos. Esto se reflejó en el reciente aumento de las tarifas de gas y el polémico plan de 24 cuotas que causaron un gran dolor de cabeza al gobierno y un importante costo político, producto de una prohibición del FMI a saldar la deuda con las distribuidoras mediante un bono.

En consecuencia, la meta del 20% empieza a tomarse seriamente en el mercado y ya se discute su "tasa de sacrificio". Este concepto mide el costo que debe experimentar una economía para lograr un proceso de desinflación mediante la aplicación de políticas de demanda restrictivas, ya sea como pérdida de producción o como aumento del desempleo.

"El principal sacrificio es el nivel de actividad. El empleo también va a sufrir, pero por la rigidez de la legislación laboral argentina su elasticidad es más baja. Los datos del Fondo se explican porque está calculando una recesión mayor y en una economía que cae de esta manera es lógico tener una menor inflación por la destrucción de la demanda", explicó el economista Marcelo Elizondo, de la consultora DNI.

Esto se confirma en las proyecciones del FMI que estiman un leve incremento del desempleo del 8,9% al 9,4% -a pesar de que todos los especialistas consultados por LPO aseguran que superará ampliamente los dos dígitos- y una caída del PBI mucho más fuerte que ubican en el 1,6%, más de un punto porcentual que el cálculo presupuestario del gobierno.

Pero aun así, teniendo en cuenta que el 2018 podría cerrar con una variación de precios rozando el 50%, algunos economistas se muestran escépticos a la concreción de semejante reducción. "El pronóstico luce bastante optimista. Para que eso pase necesitarías que el programa monetario se cumpla a rajatabla, que se estabilicen las expectativas y que se dé una combinación entre una apreciación del dólar y una recesión muy fuerte", indicó a LPO Martín Alfie, de la consultora Radar.

Al mismo tiempo, el aumento de los precios regulados como tarifas de servicios o combustibles actúa como un elemento disfuncional que dificulta el proceso desinflacionario. "Va en contra de la caída de la inflación y alienta la caída de la actividad porque los recursos que se destinan ahí por el sector privado, se detraen de la adquisición de otros bienes y servicios. Pero el problema es que el ajuste sigue pendiente y de no hacerlo te espiraliza el déficit fiscal. El gran error del gradualismo fue postergar todo y forzar esta situación donde se tiene que hacer todo el ajuste al mismo tiempo", manifestó Elizondo.

Los especialistas sostienen que la contracción monetaria tarda por lo menos seis meses en tener un efecto en los precios, mientras que por las características de la economía argentina el control del tipo de cambio es la variable más importante a corto plazo.

"Es acá donde tiene una mayor influencia la tasa de interés. Que si bien es cierto que nuestro sistema financiero tiene una profundidad muy menor en torno al 15% del PBI, la tasa si permite que no suba tanto el dólar", subrayó el director de DNI a este medio.

Por lo tanto, las expectativas son que la economía local conviva con altas tasas de interés en términos reales por un largo tiempo, aunque puede que tengan una baja nominal cuando ingresen los dólares del Stand By y los del complejo agropecuario en la próxima cosecha.

Este es otro punto que despierta muchos interrogantes. Llama la atención que a dos semanas del anuncio entre Dujovne y Lagarde todavía no haya novedades sobre cuando se aprobará el acuerdo. Desde Hacienda confían en tener los fondos para fin de octubre, pero reconocen que hay un retraso por "temas burocráticos". Por un lado, manifiestan que el acuerdo debe rubricarse por el Congreso de los Estados Unidos y a su vez, comentan que en los últimos días hubo dificultades para lograr que se reúna la totalidad del Board del FMI.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
4
- Las malas políticas LE CUESTAN VIDA REAL a los Argentinos-
Le voté a Macri... igual q mi familia. Todos nos lamentamos de este error.
Lo único q sabemos es que NO volvemos a votar A LA ALIANZA...
3
Tambien que el desempleo ya paso el 9.4%...es la presidente, deberia saber estas cosas.
2
Si, como el 10% de 2018, no?

Expliquenle a la presidente Lagarde que una inflacion del 20% es imposible si solo los servicios suben 50%
1
No le explicaron al FMi que macri hizo muchas bicisendas????