Trump: "El milagro económico de EEUU se impide con investigaciones ridículas"
En su discurso anual, recalcó sus triunfos económicos, los tratados comerciales y la necesidad de mostrar unidad bipartidista en el nuevo Congreso.

El formato "presidencial", con teleprompter y sin gorra roja, no le sienta bien a Donald Trump. Se sabe que el presidente brilla cuando es libre de improvisar sus soliloquios antimigratorios de "América primero" frente a sus seguidores en algún estadio deportivo. Hoy, frente al Congreso de los Estados Unidos, la Suprema Corte, el Gabinete e invitados especiales, el mandatario brindó su segundo informe de labores y cerró la jornada sin ninguna novedad por reportar.

Algunos temían que, en un exabrupto, el presidente decidiera anunciar una emergencia nacional para construir el muro con México, pero se sabe que no sólo los demócratas se oponen a esta estrategia, sino también el liderazgo del Partido Republicano. En especial Mitch McConnell, quien comanda el Senado con mano de hierro y ya se pronunció en contra de la idea. Desde luego el presidente habló de la importancia de construir su muro y de los peligros que entran por la frontera sur de EU.

"Ningún otro tema ilustra mejor la división entre la clase trabajadora de EU y la clase política que la inmigración ilegal", dijo. "Políticos acaudalados y donadores impulsan la apertura de las fronteras mientras vives sus vidas detrás de muros".

Acusó a los inmigrantes de provocar salarios bajos, menos empleos, peores escuelas y hospitales, y mayor crimen.

Entre los triunfos que celebró el presidente estuvo la reforma al sistema de justicia penal, que permitió la liberación de miles de prisioneros-la mayoría afroamericanos-que penaban sentencias por crímenes menores.

También resaltó el "milagro económico" de EU, los nuevos tratados comerciales, como el T-Mec, y la agenda antirregulatoria que la administración ha impulsado.

Trump, sin embargo, intentó mostrar un rostro más bipartidista. Habló de dejar a un lado las agendas republicanas o demócratas y dijo que la suya "es la agenda del pueblo de estadounidense". No dejó de lado la oportunidad de criticar las "investigaciones ridículas y partisanas" en su contra que, junto con las "guerras interminables", se interponen en el camino del milagro económico que está ocurriendo en EU. El comentario le ganó una mirada irónica de la presidenta de la Asamblea Nancy Pelosi.

Advirtió que, si iba a haber legislación y paz, no podía haber guerra e investigaciones ocurriendo.

Dijo que se postraba frente al nuevo Congreso "listo para trabajo con ustedes para alcanzar triunfos históricos para todos los estadounidenses. Millones de nuestros conciudadanos están viéndonos, reunidos en esta gran cámara, deseando que gobernemos no como dos partidos, sino como una nación".

En algún momento, cuando estaba hablando de los números récord de empleos creados, el mandatario señaló que las más beneficiadas de la economía trumpista eran las mujeres, quienes habían ocupado el 58% de los nuevos puestos creados en 2018. Esto provocó que el grupo de legisladoras demócratas, quienes fueron todas vestidas de blanco para conmemorar los cien años del triunfo del movimiento sufragista femenino, se pusieran de pie y celebraran entre ellas.

"No se suponía que hicieran eso", bromeó Trump. "No se sienten todavía, les va a gustar esto", continuó. "Y exactamente un siglo después de que el Congreso pasara la enmienda constitucional que dio el derecho al voto a las mujeres, también tenemos más mujeres en el Congreso que en cualquier otro momento". Todas las mujeres en la Cámara se congratularon y celebraron el momento.

"Eso es fantástico", dijo Trump. "Realmente fantástico. Y felicidades". No se escapa la ironía de que la mayoría de las congresistas que ganaron el año pasado lo hicieron con una agenda abiertamente antitrumpista.

Ningún otro tema ilustra mejor la división entre la clase trabajadora de EU y la clase política que la inmigración ilegal. Políticos acaudalados y donadores impulsan la apertura de las fronteras mientras vives sus vidas detrás de muros

El otro momento simpático ocurrió cuando Trump presentó a uno de sus invitados al magno evento. Se trataba de Judah Samet, sobreviviente del ataque a la Sinagoga en Pittsburgh el año pasado, y también sobreviviente del holocausto Nazi.

"Hoy es el cumpleaños 81 de Judah", celebró Trump. La cámara, de manera improvisada, empezó a cantar el "Happy Birthday" a Judah, con Trump haciéndola de conductor de la orquesta. Al final el presidente bromeó que "no harían eso por mí, Judah".

El presidente aprovechó la ocasión para enviar un ataque velado contra el nuevo boom progresista en el Partido Demócrata.

"Estados Unidos nunca será un país socialista", dijo. Habló un poco sobre la situación en Venezuela, y dijo que estaba "alarmado por los nuevos llamados a adoptar el socialismo en nuestro país".

Personajes como Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez han encabezado el renacimiento del movimiento social demócrata en EU, y sin duda fueron los destinatarios de la advertencia del presidente. La agenda ha cobrado tal popularidad que ya se coló en la plataforma de todos los nuevos candidatos presidenciales del partido, a través de propuestas como un nuevo impuesto para los millonarios y seguridad social para todos.

"Esta noche renovamos nuestra decisión de que EU nunca va a ser un país socialista", recalcó. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.