Natalia de la Sota
"No lo veo a Schiaretti como candidato a presidente"
LPO entrevistó a Natalia de la Sota, que ganó las elecciones para la Legislatura de Córdoba y ya se posiciona para la sucesión de Schiaretti.

Natalia de la Sota fue una de las revelaciones cordobesas del domingo, en las que encabezó la lista de legisladores provinciales y sacó casi 30 puntos más que el segundo.

Juan Schiaretti decidió ubicarla en ese lugar de la lista para comenzar a armar el escenario del recambio generacional al que ya subió a su vice Manuel Calvo y al intendente electo de la capital, Martín Llaryora.

Hija del "Gallego", la actual concejal de la capital cordobesa dice que se quedó sin candidato a presidente tras el trágico fallecimiento de su padre. 

La flamante diputada recibió a LPO en la casa de su padre en el tranquilo barrio de Rogelio Martínez, a pocos minutos del centro de la capital que el peronismo volvió a ganar después de 46 años. 

¿Por qué ganó Schiaretti por 35 puntos?

Me parece que por su buena gestión y por las buenas gestiones que han venido teniendo tanto De la Sota como Schiaretti estos años. Han demostrado que vuelven a confiar los cordobeses en nosotros y realmente creo que ha sido una buena administración, una buena gestión que en este momento de tanta dificultad el gobierno de Schiaretti se ha mantenido firme, ha podido cumplir por ejemplo con la obra pública y terminarla, lo que no es poca cosa. Y al mismo tiempo continua este proceso de crecimiento pero ha sabido también contener a los sectores más vulnerables, que eso creo que ha sido uno de las mayores reconocimiento. Eso los cordobeses lo han visto.

Schiaretti dijo que no hay que sacar conclusiones nacionales de la elección local. Pese a eso, ¿cree que hubo voto castigo a Macri?

No, yo creo que es una elección que hay que analizarla desde lo provincia. De hecho Córdoba es muy particular cuando vota y realmente el análisis es provincial. Más allá de que quizás tenga que ver con esta crisis, con esta situación y de cómo está la oposición, aunque voy a ser respetuosa y no voy a hablar de la oposición. A lo mejor colaboraba esta situación pero creo que el contundente triunfo tiene que ver con la confianza que los cordobeses tienen con Juan, e insisto que tiene que ver con lo provincial, hay que dejarlo aquí en Córdoba.

Sin embargo sacar 55 puntos en el segundo distrito más importante del país vuelve a cualquiera presidenciable. ¿Lo ve a Schiaretti como candidato a presidente?

No, como candidato a presidente realmente no, pero porque lo ha dicho él, no porque sean especulaciones mías. Ha sido claro que su intención y su proyecto es Córdoba, y seguir este camino que Córdoba ha empezado hace tantos años y que nos ha ido muy bien. Y creo que tiene que ver el éxito con la tarea cumplida como decía hoy. Hemos logrado llevar a cabo las cosas que se prometieron y hacer un cambio de vida real en toda la provincia. A mí me ha tocado recorrerla y la verdad es que en cada lugarcito que voy, cada ciudad grande o cada localidad chica o paraje, hay una obra, hay una huella de estos gobiernos y creo que eso ha sido lo que ha determinado este triunfo. Seguramente el gobernador va a ser una figura importante a nivel nacional, claro que sí. Y con terrible triunfo no tengo dudas, pero sé que su proyecto es Córdoba.

¿Cuál va a ser el rol de Schiaretti en las elecciones nacionales?

No lo sé, eso lo veremos, porque la verdad que es apresurado pensar en un plano nacional porque todavía no tenemos definiciones de ningún tipo. Si bien estamos a un mes y medio, a lo mejor de que la cosa se defina es una barbaridad de tiempo en política y en este momento tan complicado de la Argentina, de la sociedad y de la situación política nacional.

Schiaretti dijo que era peronista federal republicano, que la grieta no sirva para ganar elecciones y que los cordobeses son moderados. ¿Está marcando el camino para buscar otra alternativa a Macri y Cristina para octubre?

Creo que lo que nosotros tenemos que pensar en una opción superadora de todo esto, sea cual fuere el armado y el camino que vaya tomando esto. Lo que venía trabajando mi viejo este último tiempo creo que es el camino correcto. Sentar a todos los sectores, encontrar coincidencias y quienes estén a la altura de las circunstancias armen proyecto superador a lo que hay. Caer en esta polarización es otra vez cae en la trampa de la grieta y de esto que tanto mal nos ha hecho. Por lo tanto yo digo siempre que mi deseo es que ojalá que este concepto de los puentes de los que mi padre hablaba, que no es sólo un concepto, es toda una idea política y un posicionamiento político, lo tomemos todos y encontremos una manera de transitar y llegar a buen puerto para lo que nos toca este año. Sería una muy buena manera de encarar lo que viene, porque además hay dirigentes buenos en todos los sectores. Entonces no creo que podamos darnos el lujo de excluir a nadie.

Si tiene que elegir a un candidato, ¿quién es?

Mi candidato era De la Sota. Me quedé sin candidato a presidente. Yo no tengo candidato a presidente, además no tenemos ni sabemos quiénes son, así que creo que falta todavía para eso.

En Buenos Aires hablan de que usted podría ser candidata a vice de Massa.

(Risas) No me digas.

¿No le llegó ninguna oferta?

No, para nada.

¿Habla con Massa?

Con Sergio he hablado algunas veces, después de que pasó esto de mi papá. Pero no, para nada.

¿Con Lavagna habla?

Con Roberto hablé también, por estas circunstancias.

¿Por qué cree que el peronismo ganó después de 46 años en la capital? ¿El radicalismo local está en decadencia?

No me gusta hablar mal de dirigentes y no lo voy a hacer, pero sí de administraciones. La gestión de estos últimos años del radicalismo no fue buena, esta es la realidad. Y creo que en ese sentido los cordobeses de capital han tenido la necesidad de optar por otra opción y creo que esta vez han confiado en nosotros. Siempre nos ha sido muy adversa la capital. El último intendente peronista fue Cacho Coronel en el setenta y pico. Después ganamos la elección con mi padre y Kammerath, pero ideológicamente era de la Ucedé y no fue una buena experiencia. Nos tocó esta vez, creo que tiene que ver con la mala gestión.

Usted la vivió de cerca como concejal.

Sí, he estado cerca y hemos tratado aportar desde el Concejo y ha sido difícil, porque el sistema hace que uno no tenga mucha injerencia, y los proyectos que uno presenta queden ahí. Ojalá que eso también se pueda cambiar. Esto lo digo ya como como dirigente. Creo que nos toca a los que venimos tomando más cuerpo en este recambio lógico por la cuestión cronológica. Empezar a tener otras prácticas, a construir política de otra manera, empezar a crear consenso en serio que es lo que soluciona las cosas. Ojalá lo podamos hacer porque me parece que la sociedad necesita de dirigentes que se dejen de pelear y se sienten en una mesa donde se acuerda lo básico lo básico-

Se habla justamente de un recambio generacional con usted, con Manuel Calvo, con Martín Llaryora. Y también se habla de que el 11 de diciembre arranca la pelea por la sucesión de Schiaretti entre ustedes tres.

Ojalá que no sea así, yo espero que no. Aparte somos muchos los que estamos. Hay muchos dirigentes buenos en Córdoba. Lo importante es cuidar todo lo que se ha logrado, no importa quién sea, y si arrancamos peleando el 11 sería bastante triste, hablaría muy mal de nosotros , y de lo que nos han enseñado tanto De la Sota como Juan. Ellos han sabido mantenerse en un trabajo político conjunto durante tantos años, tan exitoso además. Pero creo que era basado en el respeto. Yo recuerdo que cuando Juan ganó la gobernación sucediendo a mi papá, mi papá se retiró. Y no intervino en absolutamente nada y tenía en claro que quien era gobernador conducía. Es decir, una serie de códigos políticos importante a tener en cuenta y que ojalá hayamos aprendido bien.

¿Por qué cree que la de su padre y la de Schiaretti fue una de las sociedades políticas más exitosas?

No hubo competencia entre ellos, hubo continuidad.

¿Cuál es la diferencia entre De la Sota y Schiaretti?

Cada uno tiene su particularidad, con sus virtudes y defectos. Me sería difícil compararlos. Son muy respetados y queridos en Córdoba.

Se habló de que Schiaretti la podía llevar como vicegobernadora. ¿Por qué la eligió para la Legislatura?

Yo me río también porque he pasado por todos los cargos. Hasta vicepresidenta me estoy enterando. Estoy contenta con el lugar donde estoy y me parece que puedo sumar y aportar. Estos lugares no se eligen, uno los va construyendo y van apareciendo con la dirigencia y con quienes conducen. Pero yo estoy muy conforme. Creo que me tocó un buen lugar, en el que uno puede crecer y aprender y aportar todo lo que sabe.

Van a tener dos tercios en la Legislatura.

Esperemos que sea democrático, que podamos construir con respeto, que la oposición tenga su lugar, eso va a ser tarea nuestra.

Cuando se tienen los dos tercios se dice que el gobernador o el presidente tienen una escribanía.

Sí, pero el gobernador es muy respetuoso de las instituciones, de la manera de construir y creo que no vamos a tener problemas y vamos a estar todos cuidando que se cumpla con eso.

¿Qué se espera para el segundo mandato?

Profundizar todo lo que se está haciendo que son muchas cosas. Básicamente toda esta gran obra de infraestructura que fue por ejemplo los gasoductos, la obra de agua, la fibra óptica, que son grandes obras pero que en realidad transforman la vida de cada localidad de esta provincia. En estas recorridas que hemos estado haciendo por toda la provincia, hemos visto lo que significa el cambio de calidad de vida de una familia o de toda una localidad; de tener gas natural o no tenerlo. No solamente la calidad de vida de una familia sino lo que significa a nivel producción, a nivel industrial, laboral. Es crecimiento puro. Entonces a estas cosas hay que terminarlas, profundizarlas y me parece que en eso va a estar centrada esta gestión. Y creo también que vamos a tener que estar muy atentos y seguir profundizando las políticas sociales que contienen, que mitigan un poco esta crisis que lamentablemente no veo que en el corto o mediano plazo se solucione. No lo digo con alegría, lo digo con tristeza.

¿El gobierno de Macri ayudó a Córdoba?

Qué decirte, no lo sé. Creo que la situación es difícil y Córdoba ha podido contener y colaborar con las familias más afectadas por esto. Por lo tanto entiendo que han visto en este gobierno una manera de resguardo. La gestión del gobernador ha sido muy buena y los ha contenido.

¿Cómo ve la situación del gobierno nacional y de la economía?

Yo soy muy crítica, me preocupa mucho y no veo una luz al corto y al mediano plazo. Creo que lo que tenemos que lograr es ponernos de acuerdo en 10 ó 15 puntos. Esto lo decía mi padre hace años. No estoy diciendo ninguna novedad y hoy lo estamos hablando todos. Pero a De la Sota yo me acuerdo de haberlo escuchado ya hace 8 años, que venía planteando esto. Por eso insisto en que me quedé sin candidato. Realmente más allá de lo afectivo creo que por su capacidad, su madurez política y humana en este momento era el indicado para pacificar, unir y hacer este este gran acuerdo nacional del que todos hablan hoy pero que a meses de una elección es complicado.

Y suena oportunista.

Quizás sí, no quisiera decirlo porque siempre es bueno el diálogo y siempre es bueno sentarse en una mesa a encontrar las coincidencias.

En el 2015 el 72% de los cordobeses no votó al kirchnerismo. ¿El cordobés no quiere reconciliarse con el kirchnerismo?

El cordobés es muy particular. Es muy dinámica la situación, la coyuntura. Me parece que son situaciones particulares en momentos particulares. Córdoba vota un intendente porque cree que es el mejor y quizás un gobernador de otra fuerza y un presidente de otra fuerza. Por lo tanto vamos a ver qué es lo que sucede. El camino está empezando, parece poco tiempo pero es mucho. Mi deseo y el de muchos es encontrar un modelo que supere el actual. Sumará todos los dirigentes, de todas las fuerzas y que tengan la voluntad de cambiar este rumbo.

Antes del cierre de listas se habló de que había una suerte de acuerdo entre Schiaretti y Cristina porque ella bajó su candidato. ¿Fue así?

Yo creo que eso fue una decisión nacional del kirchnerismo. De todos modos entiendo que quienes son PJ en el kirchnerismo entendían que lo mejor era acompañar a Juan, pero esto es una apreciación personal, creo que fue una decisión de ellos que nosotros no tenemos por qué meternos.

No van a tener un ministro kirchnerista.

Pero de hecho hay muchos dirigentes que están hoy y que estaban de antes. Insisto en esto: buenos dirigentes y buena gente hay en todas las fuerzas. Lo ideal es sumarlos y que trabajemos todos juntos.

Carrió atacó directamente a su familia. ¿Cómo se construye diálogo con una fuerza que ataca así?

Es muy difícil. A nosotros nos sorprendió. No esperábamos una manifestación de ese tipo. A destiempo. Fue doloroso, fue triste. Pero insisto en que la mejor respuesta fue la que tuvieron los cordobeses y los dirigentes cordobeses propios y ajenos e incluso a nivel nacional. Fueron ellos los que pidieron respeto, tolerancia, que no se metan en nuestra identidad. Porque es como meterse en la patria chica de uno. A mi padre quienes lo querían y quienes no, lo respetaban. Todos. Entonces me parece que fue meterse con Córdoba, con la identidad cordobesa. A mí en lo personal me dolió porque era mi papá. Lo que más me conmueve del recuerdo que la gente tiene de mi papá es el respeto que tienen por él.

A los cordobeses no les gusta que se meta la Rosada. ¿Cree que fue eso lo que determinó la ruptura de la oposición?

No lo sé, que no nos gusta que se metan es cierto. Ahora lo demás habría que analizarlo más finito. Somos muy celosos de lo nuestro y está muy bien.

La diferencia en la capital no fue tan grande como a nivel provincial. Llaryora va a tener que negociar más con la oposición.

Sí, y está muy bien.

¿A quién van a ir a buscar?

En el Concejo va a tener la mayoría. Pero creo que más allá de ir a buscar a alguien hay que sentarse con voluntad. No hay diálogo posible ni consenso posible si no hay voluntad, no se puede forzar. Yo no dudo de que Martín lo va a hacer y quienes estén en el Concejo también. A la capital le falta muchísimo de las cuestiones básicas. Hay que arrancar casi de cero. La capital está mal. Va a haber que tener una oreja grande y un corazón generoso.

¿El mejor gesto que puede hacer Cristina al peronismo es no presentarse?

No lo sé, pero insisto que si seguimos hablando de dos o tres dirigentes volvemos a caer en la trampa de que parece que las opciones son chiquitas. Creo que termine como termine ojalá los dirigentes estén a la altura, que tomen este concepto del que mi padre hablaba tanto, del diálogo, de la unión nacional. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
8
Lo que yo no veo es un poco de decencia en ningún lado. Desde el exterior nos deben ver como seres impredecibles e irrecuperables. Cada día las instituciones y sus integrantes se muestran peor.
7
YO TAMPOCO.
SOBRE TODO SI SE TIENE QUE OPERAR .
6
Tenes razon. negra. pero lo que mas me alegra es que el hijo de pu.... de tu viejo tampoco
5
Un invento de los cordobeses que olvidaron sus raíces revolucionarias. Vergüenza debería darles apoyar seguir apoyando esta clase de bandidos de guante blanco.
4
Che male un poco de respeto con Naty, es la hija de de la sota. Esta flaca respiro política desde el día una.
3
Hola Natalia!!
Nosotrxs tampoco.
Esta muy grande...
aunque todos y todas coincidimos que es un político de permanente consulta.
2
Una cuatro de copas opinando sobre un dos de bastos... Mamita qué bajón cayó el periodismo político en Argentina que ya no saben cómo rellenar espacio
1
Qué manera de llenar espacios al dope con estas notas. Por suerte ya no se imprimen más los diarios sino sería un desperdicio criminal de papel. Nombres, nombres y más nombres, pura especulación. Parece cada vez que convocan jugadores a la selección, todos especulan y después el resultado es siempre el mismo: absoluto fracaso.