Miguel Ángel Osorio Chong
"La decisión de López Obrador de no detener más capos del narco no le va a gustar a Estados Unidos"
Miguel Osorio Chong manejó todas las agencias de seguridad de México durante el sexenio de Peña Nieto. Hoy lidera a los senadores del PRI y es el opositor más poderoso.

Su oficina en la Torre Chapultepec fue el lugar donde se firmó el Pacto por México. Así lo reveló. Con los ojos en la ventana, mirando al bosque, a Los Pinos, respondió si alguna vez lo visitó Enrique Peña Nieto. «Nunca», atajó Miguel Ángel Osorio Chong, ataviado con un traje negro (de rigor) y una corbata roja.

En el siguiente diálogo con LPO, el priista charló sobre su partido, el proceso de renovación de la dirigencia y la actividad del grupo de gobernadores tricolor. Además, el senador compartió su análisis sobre la migración, la seguridad y la super-secretaría de la Cuarta Transformación.

¿Cómo va el proceso interno del PRI para elegir a quien reemplazara a Claudia Ruiz Massieu?

Lo que hoy desafortunadamente estoy viendo en mi partido es que se está generando lo único que no debimos haber permitido: la división. Eso siempre ha sido un factor bien importante de mi partido: la unidad. Y hoy lo están llevando a un enfrentamiento, a una generación de conflicto que a nada nos va a llevar, a nada bueno.

Más allá de los nombres, lo que veo son las actitudes. Las actitudes es que están de ganar a toda costa, de poner un granito de arena para preservar nuestra fortaleza, vuelvo a reiterar, la unidad. Y por supuesto, también que se esté generando incertidumbre respecto a lo que es el método. El padrón, si se va a dejar a todos participar...

Se vive una situación muy irregular...

Bastante irregular, de bastante incertidumbre, que incluso no está generando confianza en la militancia. Y entonces, el resultado se percibe que podría ser poco confiable. Y me preocupa.

¿Ya estamos en una contienda Alito Moreno contra José Narro?

No. No lo considero así. Conozco muy de cerca a Ivonne Ortega y sé que también le da vida a la militancia. Así que yo no lo dejaría sólo en un enfrentamiento de dos. Sé que hay otros más, me refiero a Ivonne, me refiero a Alejandro y me refiero a Narro. Creo que son los más destacados. Los que podrían tener mayores posibilidades.

Pero, de nuevo: el problema está en el desaseo, en el manejo que se está haciendo. Eso me preocupa muchísimo.

¿Consideraría que el ex Presidente Peña Nieto debería tomar un rol protagónico en este proceso de renovación de la dirigencia?

El único camino que debemos seguir en el PRI es el relanzamiento con la militancia. No podemos hacer a un lado el hecho de que mi partido cuando hay una figura presidencial pues se vuelve eje de la movilidad, gravitante. Pero ahora, en estas circunstancias tan complejas, les diría que lo que debemos hacer a un lado es el pensar que puede haber decisiones unilaterales. Que puede haber decisiones de grupo. Es la oportunidad nos debemos de dar para lo contrario.

Por eso me preocupa la desconfianza que puede haber en el proceso. Porque no debemos dejar en duda que es la militancia la que determina quién es su nuevo dirigente.

Respeto a los gobernadores del PRI. Los conozco. Son mis amigos. Pero no puedo estar de acuerdo en que le digan que sí a todo lo que hace el gobierno de López Obrador.

A usted también se lo candidateó como posible líder nacional del PRI. Se insiste en esa posibilidad pese a que usted ya lo negó públicamente.

Lo dije hace un par de semanas. Había tomado la decisión de quedarme en el Senado. Para mí hoy es el único lugar de resistencia a las complicaciones que podría generar el Gobierno, al hacer modificaciones constitucionales que afecten nuestra vida democrática.

Soy parte de un bloque que defiende su derecho, que no está en contra del Gobierno, pero que sí defiende que no vayan a generarse circunstancias de las cuales como país no nos harán ni crecer ni nos darán más libertades, ni más democracia.

Así que decidí quedarme en el Senado. Soy parte de ese bloque, soy coordinador parlamentario, que es fundamental y vital para evitar excesos.

¿Le gusta que los gobernadores del PRI sean tan cercanos a Palacio Nacional y tan amigos de López Obrador?

Creo que hacen bien. Estuve también como gobernador en la oposición, y lo menos que hace un gobernador es buscar que le vaya bien a su estado. Eso habla de una relación que tienes que establecer con el Gobierno Federal. Pero yo creo que de eso a decir que sí a todo lo que está haciendo el gobierno y que en muchas cosas se ve como equivocado, creo que no es el camino.

Respeto a los gobernadores. Los conozco. Son mis amigos. Pero no puedo estar de acuerdo en que a todo se diga que sí al gobierno federal.

Un ejemplo, senador.

El apoyo que varios gobernadores le dieron a la Guardia Nacional. Lo que les dijimos nosotros es que estábamos en desacuerdo porque era una Guardia Nacional militarizada y ellos no, decían que tenía que aprobarse así. Que había confianza en el Ejército. Yo les tengo más confianza al Ejército que nadie, pero no podía la Constitución decir que la seguridad pública iba a ser militarizada. Y les hicimos entender que sí se podía hablar de una Guardia Nacional civil. Y eso fue lo que se aprobó. Es lo que logramos aprobar. Ya después dijeron: «sí, estamos de acuerdo».

En su experiencia, por cierto se le identificó en algún momento como un super-secretario, ¿qué dice de la polémica por las facultades de la Secretaría de Gobernación que absorbió el canciller Marcelo Ebrard para la negociación con la Casa Blanca?

Primero, hay que hablar de un acuerdo por el que compareció el secretario de Relaciones Exteriores, pero que todavía quedan dudas sobre cuál es el fondo de lo que acordaron, de lo escrito y de lo que tal vez sólo fue un acuerdo verbal. Esa es mi primera preocupación.

Segunda: que están bien delimitadas las funciones de unos y de otros. Y las de secretario de Relaciones Exteriores se refieren a la convivencia internacional, pero en lo que se refiere a la migración, a las políticas públicas de migración y seguridad, las llevan otras secretarías. En este caso, efectivamente la Secretaría de Gobernación.

Sí es preocupante que lleven al secretario a tomar esas atribuciones, las de seguridad, las de migración y la política exterior.

Todavía quedan dudas sobre cuál es el fondo de lo que acordaron Ebrard y Trump, de lo escrito y de lo que tal vez sólo fue un acuerdo verbal. Esa es mi primera preocupación.

¿Ve a Ebrard Casaubón como un super-secretario?

No. Yo lo veo como que está haciendo acciones que no le corresponden. Más allá de la voluntad del presidente, no se debe permitir que vaya y hable de responsabilidades que no le tocan. Creo que debió estar la Secretaria de Gobernación en Estados Unidos. Creo que si se habló de seguridad debió estar el Secretario de Seguridad [Alfonso Durazo]. ¿Quién mejor conoce esas funciones que ellos mismos? ¡Yo supongo! ¿Y quién mejor puede comprometer cosas que sí se pueden realizar que ellos mismos?

Yo no dudo de las capacidades de Marcelo, lo que dudo es que conozca exactamente qué es el Instituto de Migración; uno que desmantelaron económicamente. Si ya desde que yo era secretario le estaban quitando recursos, hoy con lo que le dejaron que es de verdad mínimo, pues lo que están planteando que van a lograr (a lo que se comprometieron), no lo van a cumplir.

¿Y a la secretaria Olga Sánchez Cordero la ve disminuida?

No. Pues en el discurso no la veo, pero sí en sus facultades de trabajo, de operación. Yo creo ella debe defender su espacio. Si tomaron una decisión equivocada al principio de esta administración, de abrir la frontera sur, como lo hicieron, hoy revertirlo y regresar como estábamos (que es lo que van a hacer), debe corresponder única y exclusivamente a la secretaria de Gobernación.

Inmediatamente quitan al titular del Instituto de Migración, está renunciando. ¿Saben lo que es empezar de cero con un compromiso de 45 días? El que, insisto, va a ser muy difícil que cumplan.

El PRI apoyó la creación de la Guardia Nacional. ¿Este respaldo tiene sentido ya que se volverá a la contención de la migración, como usted lo hizo?

La Guardia Nacional era para la seguridad pública, no para ser el control migratorio ni la policía de Estados Unidos. ¿Y saben lo que son 6 mil elementos? Nosotros formamos solamente a 5 mil gendarmes, jóvenes, preparados, constó 20 mil millones formarlos. Y hoy ellos quieren pasar 6 mil para el tema de migración, entendiendo las dificultades que tenemos desde hace tiempo en materia de seguridad.

¡Es grave! Es grave que se tomen esas decisiones sin hacer una evaluación... Por eso les digo que cada quien sus responsabilidades. No tienen la Guardia Nacional formada. Creo estar entendiendo que van a llevar militares, que les van a poner gafete de guardia nacional y los van a dejar en estas responsabilidades. ¡Perdonen! Tienen que tener capacitación los solados para actuar como guardia nacional, en apoyo al tema de migración. Y todo eso no se hace de hoy a mañana por decreto o por discurso.

Sí es una alta preocupación lo que están haciendo. Sí creo que la secretaria debe darse su lugar respecto de lo que le corresponde, política y administrativamente. Creo que el secretario de Seguridad debe hacer exactamente lo mismo. Y creo que Marcelo Ebrard debe tener más cuidado en los acuerdo que hace en el exterior respecto a lo que no le toca en el interior.

El despliegue de la Guardia Nacional, dicen en Palacio Nacional, responde a la urgencia del incremento flujo migratorio. Otra urgencia para que la Guardia esté ahí es la inseguridad que heredaron del sexenio pasado.

Mira, nosotros les votamos la Guardia Nacional porque ellos consideraron que esa es su estrategia. Y nosotros, a diferencia de ellos, no nos estamos oponiendo a sus políticas públicas que ya están definiendo. Les hemos dado lo que han pedido para poder actuar como gobierno, pero les toca ya dar resultados. Pero yo creo que sólo hablar de una Guardia Nacional que va a resolver el tema de seguridad es una gran equivocación...

La Guardia junto a los Programas del Bienestar. Esa es la estrategia contra la violencia y la inseguridad de la 4T.

Sí, dicen que con eso los delincuentes van a dejar de actuar. Yo les puedo asegurar que no tiene mucho que ver una cosa con la otra.

Pero, a ver, dicen que su Guardia Nacional va a resolver el tema de inseguridad. Está probado que no hay posibilidad de que un esfuerzo federal resuelva los problemas locales. Mientras no haya un compromiso del gobierno federal de apoyar a los gobiernos locales en la profesionalización de sus cuerpos de seguridad municipales y estatales, por mucha voluntad, ganas que tengan a nivel federal para resolverlo, no lo van a poder lograr.

¿Les comentó esto a los responsables de la actual administración?

Se los he comentado, se los he dicho, en mi experiencia y en que sí quiero que les vaya bien. Fue esto al principio. Ellos no nos votaron a nosotros las policías estatales únicas...

El mando único.

Se habló mucho de Mando Único pero no, son policías estatales únicas. Desaparecer las municipales y quedarnos con policías estatales únicas. Ahí es donde está el problema. No nos lo votaron, nuestra iniciativa de 2014. Nos rechazaron. Y ellos vienen con otra idea que yo espero les funcione, yo no veo cómo. Lo digo con mucho cuidado, no veo cómo. ¡Ojalá y sí! Pero no veo cómo, porque van a tener resistencias a nivel local.

Hay 1,800 corporaciones municipales, que no tienen capacitación (la mayoría), que no tienen prestaciones, es un problema. Que son cooptados por la delincuencia organizada...

¿No será que este gobierno no le apuesta a lo estatal por la falta de gobernadores de Morena?

Es que no tiene nada que ver. Yo no creo que haya un gobernador que no quiera que le vaya bien en el tema de seguridad. Es un problema, primero, de los gobernadores. Y le han demostrado y le han dicho al presidente que le van a dar todo su apoyo. Pero no se puede así. Debe haber comunión entre los cuerpos policiales.

Bueno, vienen con esta idea de la Guardia Nacional. Dicen que al final del sexenio van a tener creo que 200 mil elementos... Bueno, van a pasar al Ejército para acá. ¡Perdonen! Ni con esa cantidad se puede. Se requiere establecer la coordinación con las locales, pero si las locales no están debidamente preparadas, yo auguro una circunstancia como la que estamos viviendo.

 Conozco lo que piensa Estados Unidos y por supuesto no les gustará esta decisión de López Obrador de ya no detener capos del narcotráfico. Entonces, ¿para qué quieren la Guardia Nacional? ¿Dónde está el estado de derecho? 

Este gobierno dejó claro su disposición a no centrar su estrategia en descabezar a los cárteles de la droga. ¿Le parece que no tener en la mira a los capos molestó a la Casa Blanca?

Conozco lo que piensa Estados Unidos y por supuesto no les gustará esta decisión. Además, entiendo que es un discurso porque sí han detenido. No a grandotes, pero sí han detenido.

Cuando yo escuché el discurso de ya no detener, dije: «¿y entonces, los que han cobrado la vida no de cientos sino de miles personas hay que decirles que hay perdón, no olvido, y que no vamos a proceder contra ellos?». Pues ¿dónde el estado de justicia? ¿Dónde el estado de derecho? No, por supuesto que hay que detener.

Nosotros hablamos de 114 de los más importantes, buscados a nivel internacional. Pero eso no quiere decir que nada más detuvimos a esos, detuvimos a otros que robaban coches, que secuestraban, otros quizá con tanto nombre en el ámbito del crimen, pero sí los detuvimos. Destacamos 114 porque eran parte de los 125 más buscados. Pero decir que ya no, que la política criminal es ya no detener, ¿para qué quiere Guardia Nacional, entonces? Si no vas a contener el crimen, si vas a dejar que cada quien haga lo que quiera. Lo que hice yo fue detenerlos.

Bueno, lo que dice el actual gobierno es que eso no funcionó.

Yo les recuerdo que 2012, 2013, 2014 y 2015 tuvimos los más bajos índices de inseguridad desde 1998, que se empezaron a hacer evaluaciones al respecto. De nuevo, mandamos el tema de la reforma constitucional que no nos aprobaron. Y bueno, empezó a haber un incremento. Eso y el nuevo sistema de justicia penal. Este mes estamos cumpliendo dos años con nuevo sistema de justicia penal y no le metieron un solo centavo. Entonces, los criminales van a abandonar las cárceles y a lo mejor ni pisan las cárceles.

¿Se acabó la luna de miel de López Obrador en materia de seguridad pública?

Pues ellos lo quieren manejar así. Todos los días veo en las mañaneras decir: «es lo del gobierno anterior, es lo del gobierno anterior». Ya van seis meses, ¡eh!

Concluyamos con la revocación de mandato, senador. ¿La próxima batalla en el Senado?

Si no cambian la fecha de la revocación de mandato, estoy seguro que el bloque no votará a favor de esta reforma. Ellos dicen: «es que la oposición (nosotros) no quiere que a un mal gobierno se le evalúe y se le quite». Nosotros decimos: «eso sí». Pero hagámoslo para que no parezca una intromisión del Gobierno Federal en los procesos electorales. Si lo metes al 2021, al 2024 o al 2027, te estás metiendo directamente en los procesos electorales. Eso sería pegarle directamente al corazón de la vida democrática del país.





Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
¿no les va a gustar? jaaaaaaaaaaaa,ellos tienen los capos asesinos abortistas ideólogos de género destructores de familias mayores adictos a drogas de todo el mundo