Elecciones 2019
Pichetto y Cristina mantuvieron un duelo paralelo por el control del Senado
La ex presidenta sumará camporistas para manejar el peronismo y Pichetto se aseguró un minibloque para ayudar a Macri hasta diciembre y manejar el recinto si triunfan. Los nombres.

Miguel Pichetto y Cristina Kirchner siguieron de cerca el cierre de listas para garantizarse una composición del Senado que en diciembre les permita controlar el recinto si llegan a vicepresidente y deben presidir las sesiones.

La Cámara alta renueva un tercio de sus miembros y abandonan sus bancas los elegidos en 2013, cuando Cambiemos no existía y La Cámpora no pisaba tan fuerte en la definición de candidaturas.

Cristina y Macri tienen entonces una gran oportunidad de sumar  fieles, bordear la treintena de senadores y buscar la mayoría simple de 37 con partidos provinciales, que serán decisivos para el próximo presidente. 

La ex jefa de Estado, si llega a vice, intentará unificar su bloque actual con el PJ, una negociación que Alberto Fernández inició tras la partida de Pichetto pero no termina de cerrar.

Neuquén: Pichetto impuso a "Pechi" Quiroga y a Crexell y compiten con Parrilli

En diciembre, Cristina podrá hacer esa tarea junto a militantes fieles anotados este sábado en sus listas de senadores, en las que se preocupó por excluir a figuras cercanas de los gobernadores y casi siempre lo logró.

Tal es así que en Tierra del Fuego eligió para el Senado al diputado nacional Matías Rodríguez y a la concejal de Río Grande María Eugenia Duré, ambos de La Cámpora. La gobernadora Rosana Bertone, que el domingo pasado no consiguió su reelección, debió conformarse con liderar la lista de Diputados. 

Pichetto se aseguró seis senadores aliados hasta diciembre y luego le permitirían quórum si gana Macri. Cristina sumó camporistas para relegar a los gobernadores. 

Bertone nunca recuperó la confianza de Cristina después de ignorarla en sus primeros años de gobernadora, situación similar a la de su colega de Chaco, Domingo Peppo, vetado de la lista de senadores cuando había acordado ser suplente de Jorge Capitanich y asumir si no le gana en el duelo que se prometen para la gobernación, el 29 de septiembre.

Deberá conseguir una banca en una interna contra el ex jefe de Gabinete, secundado por María Inés Pilatti Vergara, compañera de Cristina. Otra senadora de su bloque que buscará la la reelección es Sivina García Larraburu, anotada en la lista del Frente Todos de Río Negro detrás del diputado de La Cámpora, Martín Doñate. 

En esa provincia intentó competir para el Senado Martín Soria, derrotado en la elección a gobernador, pero chocó con la prueba de la pureza que la ex presidenta aplicó a cada interesado en sentarse cerca suyo. 

Cristina habla en el recinto con  María Inés Pilatti Vergara.

El entrerriano Gustavo Bordet fue uno de los gobernadores más duros para negociar la unidad con el kirchnerismo en las elecciones provinciales, tanto que Alberto Fernández casi patea el tablero en Paraná cuando Máximo Kirchner, vía una emisaria de confianza, le exigía garantizar la compañera de fórmula o presentar lista propia.  

Máximo aceptó una contrapropuesta de Bordet, hubo acuerdo, pero La Cámpora debió confirmarse con el segundo lugar para Estefanía Cora. Sólo llegará al Congreso si ganan, un  escenario muy probable. Si se garantizó la banca Edgardo Kueider, primero en la lista, secretario general de la Gobernación y mano derecha de Bordet, de esos dirigentes de los que Cristina suele desconfiar.

La candidata a vice no corrió riesgos en Ciudad de Buenos Aires y Neuquén, con el camporista Mariano Recalde y su ex secretario General, Oscar  Parrilli, al frente de las nóminas a senadores. El dato curioso fue que retiró al actual jefe de su bancada, el neuquino Marcelo Fuentes. 

En Salta el Frente Todos anotó a Sergio Leavy, que pese a tener dos años más como diputado nacional no le cedió el lugar a su colega Javier David, quien rompió con Juan Manuel Urtubey y arrastró a 20 compañeros de su bloque junto a Alberto Fernández.

Alberto sumó al kirchnerismo 20 diputados del bloque de los gobernadores

Ni ese gesto le alcanzó a para pasar el filtro de la dueña de las listas, que sí tiene plena fe en el gobernador de Santiago del Estero Gerardo Zamora.

El primer radical  K volvió a hacer gala de su hegemonía con dos listas de senadores que le garantizarían tres bancas, dos por la mayoría y una por la minoría. 

La boleta corta de su Frente Cívico la liderará su esposa Claudia Zamora, diputada nacional y ultracristinista declarada; seguida por su vicegobernador, José Emilio Neder. Por el Frente de Todos buscará la reelección Gerardo Montenegro, dirigente de UPCN y leal al gobernador, tanto o más que la segunda de esa boleta, Ada Iturrez de Capellini, también senadora y miembro del Consejo de la Magistratura.

La protección de Pichetto

Si algo logró Pichetto estas semanas fue contener a senadores que no tenían destino tras este cierre de listas, lo encontraron bajo su amparo y lo acompañarán en los próximos meses, en la difícil tarea de proteger a Macri en plena campaña presidencial. 

Los más beneficiados fueron la neuquina Lucila Crexell, quien pasó de ser senadora del MPN a segunda en la lista de Juntos por el Cambio, detrás del intendente de la capital Horacio "Pechi" Quiroga.

Sólo será reelecta si triunfan pero hasta diciembre caminará junto a Pichetto y votará lo que pida Mauricio Macri, actitud que no siempre tuvo estos años.

La imitará su colega Juan Carlos Romero, quien logró encabezar la lista del Senado de JxC en Salta tras rechazar las ofertas del gobernador Juan Manuel Urtubey para no hacerse oficialista. Lo ayudó su amigo Pichetto, que alguna vez por orden de Cristina lo dejó sin lugares en las comisiones.  

El correntino Carlos Espínola tiene mandato hasta 2021 y el miércoles visitó a Rogelio Frigerio junto al rionegrino y prometió tener en cuenta sus intereses. Sus voceros aseguraban que no pidió candidatos en Corrientes. 

Sí aparecieron dos peronistas entre los primeros tres de la nómina de diputados de La Rioja: Felipe Álvarez en el primer lugar y Carlos Laciar en el tercero. 

Los radicales se conformaron con el segundo casillero para Cristina Salzwedel y adjudican el destrato a la cercanía de Pichetto a su colega Carlos Saúl Menem y al embajador en Perú Jorge Yoma, que hicieron un primer intento con Zulema Menem y luego fueron por otras figuras del PJ. 

Menem, Espínola, el santafesino Carlos Reutemann, Romero y Crexell serán la fuerza choque de Pichetto en estos meses, para dejar a Cambiemos a unos pocos votos del quórum.

Si los dos últimos logran reelegir y Macri tiene la misma suerte, el sexteto dejaría a Cambiemos al filo de la mayoría simple en diciembre, que alcanzaría sin problemas con algún partido provincial.

Disciplinado, el presidente intercambió elogios esta semana con Alberto Weretilneck, gobernador de Río Negro y candidato a senador nacional con boleta corta. Pichetto puede necesitarlo para aprobarle leyes. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
4
#novuelvenmas

#juntosporelcambio
3
observador Por guiarse la gente por nombres huecos como "cambiemos" es que estamos como estamos, quebrados, entregados, en un barrizal de corrupción que viene desde hace 100 años a manos de los mismos siempre. Si saca los ojos de este pasquin, que es la granata de la política y lee lo que hay detrás del apagón, en un sitio que podrá gustarle o no su ideología , pero que si comunica noticias, que es para lo que está el periodismo, y documenta lo que vuelca como elcohetealaluna, tal vez entienda, que gusten o no ciertos nombres, convoca a las voluntades de todos. vaya y mire, lea la nota del inicio, y después dígame si no hace falta un "frente de todos".
2
..... El control es del voto.....

No sé gasten
1
Tema los nombres: "Juntos por el Cambio" vs " Frente de Toodos". El primero tiene un sentido, una coherencia, cuando al mismo tiempo mantiene la postura del cambio y con el " juntos"abre el espacio al peronismo racional. Por el otro lado El frente de todoa, me suena a la nada misma. Frente si vaya y pase, pero de todos? Que quisieron decir? Mas aun genera rechazo, se ve ostentoso, intrusivo y