EU 2020
¿Podría Texas darle la espalda a Trump en 2020?
El último candidato presidencial demócrata en ganar Texas fue Jimmy Carter hace 43 años, pero la marea podría estar cambiando en el bastión republicano.

 Desde que en 2018 Beto O'Rourke se quedó a un par de puntos de ganar la curul del senador republicano Ted Cruz, en Texas crece la idea de que para 2020 es posible voltear el estado y volverlo demócrata. El último candidato presidencial que ganó Texas fue el expresidente Jimmy Carter hace 43 años, pero las encuestas sugieren que eso podría cambiar el próximo año.

Uno de los alarmados es el senador republicano John Cornyn, quien enfrentará las urnas en noviembre de 2020 con apenas un 37% de aprobación a nivel estatal. "Las placas tectónicas se movieron en Texas en 2018", advirtió el senador hace unos meses a sus colegas de partido con el fin de movilizarlos. "Si Texas regresa a ser un estado demócrata, como alguna vez lo fue, entonces no volveremos a elegir a un presidente republicano en lo que me queda de vida", sentenció.

Una encuesta reciente elaborada por la University of Texas at Austin reveló que Donald Trump va, en las preferencias, detrás de Joe Biden (41%-37%), Beto O'Rourke (43%-37%), y Bernie Sanders (42%-38%).

LPO habló con Joshua Blank, director de encuestas e investigación del Texas Politics Project de la University of Texas at Austin, quien señaló que los demócratas "están en la mejor posición electoral que han tenido en la historia reciente".


["Podemos ganar Texas, para 2020 tendremos 400 mil votos latinos más que en 2018"]

El candidato presidencial demócrata Beto O'Rourke

Una de las señales más alarmantes para los republicanos es que en el transcurso de algunas semanas cuatro congresistas republicanos anunciaron que no buscarían la reelección en 2020. Por lo menos tres de esas curules se volverán demócratas.

"[Los republicanos] definitivamente están preocupados", dijo Blank. "Ya estamos viendo a varios congresistas republicanos que se retiran en Texas. Esto puede ser un reflejo del ambiente a nivel nacional y la expectativa de que estarán otra vez en la minoría en la Asamblea de Representantes después de la elección de 2020. Puede ser un reflejo de la percepción de sus posibilidades de triunfo en sus propios distritos", explicó el especialista.

Lo cierto es que, en un estado con una población latina tan dominante, estar a merced de las declaraciones de Donald Trump es una verdadera amenaza para los republicanos. "Ya sea que tengan miedo de las preferencias de los votantes hispanos, o de la posibilidad de que el líder de su Partido [Trump] va a movilizar en su contra a los votantes hispanos, creo que el miedo es real", dijo Blank.

Uno de los puntos más sorpresivos de las encuestas más recientes es la posición de Beto O'Rourke como puntero en Texas. Algo que no sorprendió a Blank: "Beto tiene la ventaja en Texas de ser extraordinariamente conocido en Teas y es en verdad uno de los únicos candidatos demócratas modernos en el estado que ha tenido una campaña competitiva y de alto nivel", dijo.

Ambos bandos tienden a simplificar de más el asunto. Los demócratas pintan a los latinos como a favor de los candidatos y las políticas demócratas, y los republicanos tienden a resaltar un apego de los hispanos a los valores conservadores a través de la religión como indicativo de que los latinos son republicanos. La realidad es que están en el medio

"En una primaria demócrata que todavía tiene como 20 candidatos, los candidatos bien reconocidos por el electorado arrancan con una ventaja por encima de los que tienen que darse a conocer con los votantes. En Texas Beto O'Rourke es tan reconocido, si no es que más, que cualquiera de los otros candidatos demócratas".

Sin embargo, las cifras de los candidatos progresistas no son tan positivas en el estado conservador. En muchas encuestas recientes Sanders y Elizabeth Warren, quien a nivel nacional ya se muestra por delante de Biden en algunos estudios, sigue apareciendo por debajo de Trump.

Para Blank, el asunto de centristas vs. progresistas todavía no tiene una respuesta clara, "porque Texas no ha sido un estado competitivo y los demócratas no lo han tomado en serio, creo que una de las interrogantes es si una candidata como Warren o Sanders podría hacer de Texas más competitivo, o si lo fuera más con un candidato moderado como Biden o Kamala Harris", dijo. "Hay teorías para probar el asunto de un lado y del otro".

Para 2022 se espera que la población Latina en Texas rebase a los blancos. Como lo señaló la candidata demócrata al Senado Cristina Tzintzún Ramírez en entrevista con LPO, "para 2020 habrá 400 mil Latinos más que podrán votar".

[Campaña demócrata: Los tres punteros salen fortalecidos del debate en Texas]


Las cifras sugieren que, en Texas, el voto Latino se divide en 60% demócrata y 40% republicano. El problema de acuerdo con Blank es que "la tendencia que ha marcado la política latina en Texas es el bajo interés y bajo nivel de votación". Aunque es un fenómeno que está cambiando.

"Dicho lo anterior, ambos bandos tienden a simplificar de más el asunto", dijo el especialista. "Los demócratas pintan a los latinos como a favor de los candidatos y las políticas demócratas, y los republicanos tienden a resaltar un apego de los hispanos a los valores conservadores a través de la religión como indicativo de que los latinos son republicanos. La realidad es que están en el medio. En todos nuestros estudios tendemos a ver que entre los latinos registrados entre el 30 y 40% apoyan a candidatos republicanos, políticas republicanas, y para toda intención son republicanos".

En algunas encuestas en Texas, hasta Joe Biden apareció debajo de Beto

Con este balance 60-40, los republicanos han logrado mantener su dominio en Texas. Pero la marea podría cambiar de un momento a otro. "Si ese margen empieza a incrementar para los demócratas y se acerca a un 65 o 70% entonces será mucho más difícil para los republicanos tener victorias electorales", señaló el encuestador.

Uno de los puntos en los que los analistas están poniendo más atención es el número de Latinos que salen a votar. "En esta elección yo esperaría a que su porción del electorado crezca de manera significativa con relación a la ultima elección. Eso haría más competitivo al estado".

En la era Trump los demócratas tienen más munición que nunca para hablarle al electorado Latino, pero sigue en el aire qué tan efectivos están siendo sus esfuerzos. "No es tan simple como que los republicanos están siendo políticamente incorrectos en la forma en la que hablan de inmigración. Es más complejo, definitivamente tiene que ver con el incremento en la participación de votantes hispanos, pero yo diría que los candidatos demócratas ven oportunidades en movilizar el voto hispano a su causa", dijo Blank. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.