Transición
La oposición obligó al PJ a aprobar el Presupuesto de Lifschitz
La Legislatura aprobó el proyecto enviado por Lifschitz con un acuerdo entre socialistas y macristas. "Fue una extorsión", se quejaron en el justicialismo.

Paradójicamente, Perotti comenzará su mandato con los números elaborados por su antecesor. Y acaso el mayor logro del equipo técnico del gobernador electo fue la inclusión de leves modificaciones al proyecto original. El curso favorable que tomó el expediente elaborado por el socialismo se valió del apoyo inicial que le dieron los senadores peronistas la semana pasada.

Es que Lifschitz logró colar y aprobar un proyecto impensado con el voto peronista. La llave de esa votación estuvo en los senadores díscolos del justicialismo, encabezados por Armando Traferri. Hoy, el acuerdo del socialismo con el sector de Cambiemos en Diputados fue clave para la aprobación de un Presupuesto que dista de ser la manifestación de la voluntad del perottismo a partir del mes de diciembre.

Con los números en contra para rechazar el proyecto y frenarlo, y ante el pacto entre los dos bloques mayoritarios que serán oposición a partir del 10 de dieciembre, el justicialismo apenas pudo discutir algunos aspectos trascendentes para el futuro gobierno. En medio de frenéticas reuniones, el diputado justicialista Leandro Busatto, había calificado de "extorsivo e inviable" al proyecto enviado por el socialismo.

Fuera de la Cámara, las gestiones para reescribir la letra chica del proyecto fueron llevadas adelante por el futuro Ministro de Gestión Pública, Rubén Michlig, bajo la autorización de Walter Agosto, quien será el titular de Economía, mientras lo propio sumó Esteban Borgonovo, quien será el próximo Ministro de Gobierno.

Dentro de las principales inclusiones que buscaba lograr el peronismo entrante se autorizó la posibilidad de toma de deuda por parte de Omar Perotti, una herramienta significativa frente a los tiempos económicos que vendrán. 

El dinero previsto, que estaría destinado a obra pública, podría superar los 12.000 millones de pesos. Asimismo, fruto de las negociaciones entre socialistas y peronistas, se acordó que la política impositiva fuera enviada luego de la asunción de Perotti a la propia Legislatura. Allí se sabrán los posibles aumentos en tributos como impuesto inmobiliario y patentes.

Desde la Cámara Alta, los senadores habían pedido incluir, dentro de la previsión de gastos, una partida destinada a paliar la grave situación financiera de Municipios y Comunas. En igual tenor, también habrían solicitado contemplar adelantos a los gobiernos locales, con plazos blandos para su devolución a la Provincia. La dificultad del pago a proveedores por parte de intendentes y presidentes comunales también haría viable la instrumentación de títulos o pagarés que puedan consolidar esas deudas.

Buena parte de las exigencias fueron confeccionadas por el "grupo de los aislados", senadores liderados por Armando Traferri, que decidieron acompañar el proyecto de Presupuesto enviado por Miguel Lifschitz la semana pasada. 

Desde el perottismo, coincidieron en señalar que los ítems elaborados "no pueden ser tenidos en cuenta ante la falta de certidumbre de los recursos" que tendrá la Provincia en 2020. Más bien, las "sugerencias" fueron recibidas como una señal política negativa: "Nos quieren seguir marcando la cancha", se quejó en estricto off un futuro funcionario, en diálogo con LPO.

El socialismo fue intransigente con uno de los principales pedidos que hizo el sector Perotti. Se incluyó dentro del cálculo de gastos y recursos a los fondos millonarios que Nación debe a Santa Fe. Esta cifra hoy se calcula entre 80 mil y 100 mil millones de pesos que se corresponde con el fallo de la Corte de noviembre de 2015 y que no fue efectivizada hasta el momento. 

A ese monto, también deberían sumarse más de 10 mil millones correspondientes al financiamiento de la Caja de Jubilaciones y coparticipación. El dato es que Perotti le debería exigir esos fondos ni más ni menos que a la gestión de Alberto Fernández.

Mientras, continua la polémica por la ruptura del acuerdo previo entre justicialistas y socialistas. Horas posteriores de su asunción como Senador Nacional en reemplazo de Omar Perotti, Roberto Mirabella, volvió a denunciar la falta de información brindada por la gestión saliente. "No sabemos cuánto dejan en caja", repiten desde el peronismo. 

En la vereda de enfrente, un legislador del Frente Progresista chicanea: "van a tener un buen dinero cuando cobren lo que Nación nos debe y no nos pagó. Ahora van a tener a un presidente de su partido para exigirlo como lo hicimos nosotros. Que dejen de meter miedo a la gente", exigió.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.