Deuda
Debate sobre la deuda: Quemar reservas mientras se negocia o defaultear
El ministro quiere negociar la deuda preventivamente, pero las reservas sólo alcanzan para seis meses si se pagara todo a los acreedores privados.

Martín Guzmán no quiere ir a un default y lo ha dicho públicamente: tiene intenciones de hacer una renegociación preventiva de la deuda soberana y dio una señal clara al mercado al anunciar que tomaría unos 4.600 millones de dólares de las reservas internacionales para pagar compromisos en dólares.

Sin embargo, en el mercado saben que ese dinero es insuficiente para cubrir los vencimientos después de marzo, a menos que se les deje de pagar a algunos acreedores. Y ya lo hizo al postergar 8.000 millones de dólares de vencimientos con los acreedores de las Letras en dólares hasta el 31 de agosto. De esta forma, ese dinero le alcanza para pagar todos los intereses y vencimientos bajo ley nacional y extranjera con acreedores privados hasta junio inclusive. Por eso subieron tanto los bonos en dólares en estos días. Este lunes los bonos en dólares llegaron a anotar subas del 8% y el riesgo país perforó el piso de 1900 puntos básicos.

Fitch bajó la calificación de la deuda argentina por el "default restringido" de las Letes 

Se necesitan muchas comillas para poder decir que es una situación favorable para la negociación, pero es un primer paso positivo que los bonos empiecen a recuperar su precio y se alejen de la zona "buitre". Al fin y al cabo, lo peor que podría sucederle al ministro es que por un default el precio de los bonos se deprima al punto de despertarle el apetito a gente como David Singer y vayan a a los tribunales neoyorquinos a litigar por otra década. Aunque todavía peor sería que además, el ministro se hubiese gastado hasta las últimas reservas para postergar un default solo unos pocos meses. Por eso en el mercado hay quienes consideran poco factible y voluntariosa la renegociación con quita mientras se sigue sirviendo la deuda.

 Lo peor que podría sucederle al ministro es que por un default el precio de los bonos se deprima al punto de despertarle el apetito a los fondos buitres y vayan a los tribunales neoyorquinos a litigar por otra década. Aunque todavía peor sería que se hubiese gastado hasta las últimas reservas para postergar un default solo unos pocos meses.

"Pagarles a todos sería suicida", dijo a LPO un importante analista de un banco en Wall Street. Porque más tarde o más temprano, lo cierto es que no hay plata para pagar y entre entrar en un default abierto con reservas y hacerlo sin reservas tres meses después, la primera es una mejor opción. La deuda con los organismos multilaterales a los que sí o sí hay que pagarles asciende a los 2.800 millones de intereses, pero se podrían postergar los vencimientos de capital por otros 3.750 millones de dólares con acuerdos bilaterales, esto incluye los 2.011 millones de dólares con el FMI. De momento, el FMI se mostró dispuesto a colaborar y la CAF y el BID dieron señales de que pretender sostener la exposición a Argentina, pero esto no quiere decir que no exijan cuanto menos los intereses.

Es decir que lo que se puede renegociar es la deuda con acreedores privados, locales y extranjeros con bonos bajo ley argentina y bajo ley extranjera. De este tipo, entre enero y junio del 2020, hay vencimientos por 11.000 millones de dólares en moneda extranjera. Si Guzmán no hubiese pateado 8.000 millones de Letras del Tesoro para agosto, serían 19.000 millones. Y además hay unos $1.600 millones de deuda en moneda nacional. Daniel Marx advirtió la semana pasada sobre los riesgos de castigar a los bonistas bajo ley argentina.

Daniel Marx advirtió la semana pasada sobre los riesgos de castigar a los bonistas bajo ley argentina.

Por otro lado, la deuda en pesos no es tan problemática y Guzmán ya consiguió renovar una parte de los vencimientos de diciembre con una nueva letra. El problema es que al país le faltan dólares y para conseguirlos, hace falta tener acceso a los mercados internacionales y, para eso es necesario que la deuda vuelva a ser sostenible.

Marx le pide al gobierno no discriminar a los bonos bajo ley argentina 

Según advierte el economista y director de la consultora EcoGo, Federico Furiase, dejando de lado la deuda con los organismos internacionales, con los casi 4.600 millones de dólares de reservas que tomará Guzmán, hay margen para estirar la renegociación hasta finales de junio sin incurrir en nuevos incumplimientos en ambas jurisdicciones (ley argentina y ley extranjera) en la espera de llegar a los mínimos de aceptación de la propuesta de reestructuración del 65% y 75% de cada serie de bonos según exija cada cláusula de acción colectiva (CAC) en las emisiones bajo ley extranjera.

La alternativa, sería postergar los pagos de los bonos bajo ley nacional y seguir atendiendo solamente la deuda bajo ley extranjera, con lo cual los 4.600 millones alcanzarían para cubrir todo un año de negociaciones sin incumplir con estos acreedores.

La alternativa, sería postergar los pagos de los bonos bajo ley nacional y seguir atendiendo solamente la deuda bajo ley extranjera, con lo cual los 4.600 millones alcanzarían para cubrir todo un año de negociaciones sin incumplir con estos acreedores.

 "En este segundo escenario, la colocación de la letra del Tesoro al BCRA es buena señal para bonos legislación internacional. Dada la estructura del perfil de vencimientos 2020 (donde el 87% de los 30.000 millones de vencimientos de bonos en dólares con sector privado corresponde a legislación local), los umbrales de CACs y las cláusulas de cross default/acceleration de los bonos legislación internacional, y la urgencia de alcanzar una negociación rápida y exitosa de la deuda con acreedores privados que permita descomprimir riesgo país y estabilizar la demanda de dinero para aflojar la restricción externa y estabilizar las variables nominales, tendría todo el sentido hacer en lo inmediato la propuesta de reestructuración de bonos legislación local e internacional bajo tratamiento igualitario, aplicarse automáticamente para legislación local" , dijo Furiase.

En este sentido el consenso es que, a la larga, se les va a terminar dando un trato igualitario a los bonos bajo ley extranjera y bajo ley doméstica. Pero la duda radica en si el gobierno elegirá en el ínterin defaultear la deuda bajo ley argentina o si se arriesgará a quedarse sin el pan y sin la torta, esto es, sin las reservas y sin acceso a los mercados por el default y la negociación inconclusa.

Cabe recordar que un default sobre bonos bajo ley nacional implicaría que vuelva a subir el riesgo país, lo que también dificultaría la renegociación. Wall Street no discrimina a la hora de ponerle precio a los bonos si el default es solo bajo ley doméstica, pero sí determina que no se dispare el pago de los credit default swaps (CDS) y seguir manteniendo a los buitres lejos de la deuda argentina.

Es que también  hay otros riesgos que hacen asomar el fantasma del default: en breve es muy factible que por el incumplimiento en la cadena de pagos, las energéticas se vean imposibilitadas de cumplir con sus obligaciones negociables. Esto sería otro golpe a los activos argentinos. Y el mayor riesgo viene por el lado de la macroeconomía: para que Guzmán le saque dólares al Banco Central para pagar la deuda y además le pida pesos, es necesario que el Banco Central siga comprando dólares en el mercado para recomponer las reservas y sostener incluso con el cepo la economía sin atraso cambiario y sin aceleración inflacionaria, casi una quimera frente a la reciente caída de la demanda de pesos.

El presidente del Banco Central, Miguel Pesce.

El otro riesgo que no puede descartarse es que la negociación se extienda por diferencias de criterio técnico entre Martín Guzmán y los acreedores. Como señaló Furiase, "Para una misma quita en el valor de presente de los bonos (ya sea por baja del capital, como por postergación de los pagos) es factible que no coincidan en la exit yield, o el rendimiento de los bonos al salir de la reestructuración y que es clave para que, a futuro, a los fondos les resulte conveniente aceptar la propuesta del gobierno".

Por lo pronto, LPO pudo saber que hasta el momento los acreedores internacionales no fueron contactados por el gobierno y, pese a la urgencia, las negociaciones siguen sin empezar. Entonces el mercado mira atento, la próxima señal del Gobierno: el 31 de diciembre vencen intereses de bonos bajo ley nacional y bajo ley extranjera, por lo que Guzmán dará la siguiente pista sobre su estrategia. Si apura el default sobre la deuda local para ganar tiempo con los acreedores bajo ley Nueva York; o si sube la apuesta e intenta cerrar la negocación en menos tiempo -tal vez con un gesto de buena fe de parte de los acreedores de suspender algunos cobros de forma voluntaria- con el riesgo de que se acabe la plata, entre en cesación de pagos y termine de todos modos con el precio de los bonos deprimido y nuevamente en manos de los buitres.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
6
Pagar ley argentina primero y listo. Los demás que sigan esperando.
5
Nada es peor que un defaul , la argentina necesita tener una buena relación con el capital internacional, se requiere no para el crecimiento sino para algo ams importante que es el desarrollo de importantes inversiones , si se postergan los pagoss de capital sin robo del mismo se cierra el problema, esperemos que la ideologia no anule el mundo de las ideas.
4
Martin fusible guzman es otro vende humo
3
Es cuestion de tiempo antes de que Los fondos buitres terminen comprando bonos defaulteados. Por centavos y despues hagan juicio en New York para cobrar valor nominal..... Y la historia se repite
2
Si hay default. Guzman se tiene que ir. Durara menos tiempo que un pedo en una canasta. Y si hay default Argentina se convierte en Botswana
"Lo muchacho pelotu... Oops Perdon... Peronistas. Todo unido. ...... Etc etc "
1
Se asustaron los operadores porque los bonos comenzaron a subir y le soplan a los periodistas la letra de "estamos bien.........por ahora!" pero despues va a estar todo mal si no haces lo mismo que hicieron los que nos pusieron en medio de este desastre.