En medio de la tensión con Trump, España aplaza un año el cobro de la tasa Google
La aprobación de la medida supone un agravio de Sánchez a Trump que podría complicar la negociación de los aranceles.

El Gobierno de Pedro Sánchez aprobará este martes el impuesto sobre determinados servicios digitales, conocido como 'tasa Google', que gravará los beneficios de multinacionales tecnológicas por las ventas en el país. La medida supone una afrenta para La Casa Blanca, aunque el Gobierno aplazará el cobro del impuesto, "al menos hasta finales de año", según las fuentes consultadas, para asegurar su aplicación una vez que haya acuerdo en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Las prisas del Ejecutivo por su aprobación responden a financiar el aumento del gasto previsto en el texto de los Presupuestos Generales del Estado de 2020. Sin embargo, fuentes del ministerio de Economía sostienen ahora que la medida sería, en todo caso, "provisional" a la espera de "encontrar una solución a nivel mundial". Este impuesto, que el Gobierno no consiguió aprobar el año pasado tras el bloqueo a sus presupuestos, supone una afrenta para Estados Unidos y su presidente Donald Trump.

Mientras crece la preocupación en la Moncloa por el deterioro de las relaciones bilaterales, la aprobación de la Tasa Google podría complicar la negociación sobre los aranceles que el gobierno estadounidense podría aplicar a determinados productos nacionales como la aceituna. Unos aranceles que, a su vez, podrían sublevar aún más al sector agrario tras semanas en protestas del campo.

El "truco" de su aprobación

España se sumará al "truco" utilizado por la administración francesa de Emmanuel Macron -que aplazó la Tasa Google para evitar las sanciones de EEUU, bajo el pretexto de esperar a un acuerdo global de la OCDE. En este mismo sentido, Sánchez también aplazará el cobro al impuesto digital al menos hasta finales de año, cuando puede que haya un acuerdo, aunque con su aprobación Sánchez ya ha sido toda una declaración de intenciones y un desafío a la potencia americana.

El acuerdo de la OCDE podría llegar en la cumbre del G-20 que se celebrará los próximos 21 y 22 de noviembre noviembre en Ryad (Arabia Saudí), para el que la organización prepara un acuerdo sobre este asunto.

Fuentes diplomáticas advierten de que el pacto "todavía está lejos" con la administración estadounidense porque Trump busca imponer que la nueva tributación sea "voluntaria" para las multinacionales. El Gobierno se adelantará así a la figura que se imponga en la UE o en el seno de la OCDE y que, según los expertos, deberá adecuar una vez se llegué al acuerdo entre ambas partes.

El "tirón de orejas" de Trump

La Casa Blanca ya advirtió sobre la repercusión de aprobar este impuesto a los aranceles españoles. Así en un comunicado advirtió que "está centrada en contener el creciente proteccionismo de los países miembros de la Unión Europea, que de forma injusta dañan a las empresas norteamericanas, bien a través de tasas sobre servicios digitales o bien a través de otros esfuerzos en contra de empresas líderes de servicios digitales". Estados Unidos ya amenazó a París con aranceles del 100% sobre productos y Macron congeló la recaudación de los gravámenes.

Ahora es el turno de España. Hace dos semanas y tal y como publicó LPO, la Administración Trump volvió a dar otro "tirón de orejas" a Sánchez. La consejera adjunta para asuntos económicos de la Embajada de EE.UU. en España, Laura Hochla, advirtió al Ejecutivo que si impone la "tasa Google" numerosas empresas españolas también la sufrirán.

Trump busca proteger a los gigantes tecnológicos, mientras el Gobierno echa cuentas de cuánto podría llegar a recaudar, alrededor de unos 1.200 millones de euros según el Ministerio de Hacienda. La "tasa Google" que planteó Sánchez en los Presupuestos fallidos de 2019 contemplaba un tipo impositivo del 3% sobre los servicios digitales con una facturación mundial superior a 750 millones. Además, tendrían que contar con unos ingresos en España superiores a los tres millones de euros. El presidente ya mantuvo una reunión con el CEO de Apple, Tim Cook, y Matt Brittin, de Google Europa, de la que nada se ha informado desde La Moncloa por el momento.

[Preocupa en Moncloa que Trump margine a Sánchez de la relación bilateral]

Las presiones de los "gigantes tech" y la falta de unanimidad empujaron a Sánchez a aparcar, de momento, la reforma. Ahora, el documento programático del último pacto PSOE-Podemos contempla la aprobación del impuesto y el Ejecutivo lanza su órdago contra Trump este martes.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.