Urbanismo
Ciudad: Dura pelea por el control de organismo clave para aprobar las excepciones
Sobre 9 lugares en el CoPUA 5 quedarían para el Vamos Juntos, 2 para la UCR y 2 para monobloques. Denuncian que el organismo habilitó disposiciones controvertidas.

La convivencia pacífica entre el oficialismo porteño y el kirchnerismo se resquebrajó luego de que el Frente de Todos quedara cerca de perder sus representantes en el organismo que diseña las políticas urbanísticas de la Ciudad. Desde la oposición advirtieron en los últimos meses el organismo validó irregulares decisiones del gobierno porteño en favor uno de los principales estudios de arquitectura porteños.

El Consejo del Plan Urbano Ambiental (CoPUA) es el organismo capitalino que establece los lineamientos urbanos para la Ciudad con la mirada puesta en el futuro. Además se encarga de admitir o rechazar excepciones al código como rezonificaciones o cambios de uso para terrenos particulares.

Polémica: Avanza un nuevo polo de oficinas en Puerto Madero, sin pasar por la Legislatura

Con dictamen mayoritario el oficialismo propuso a los futuros integrantes del CoPUA, que no tendrá representación peronista sino que contará con cinco miembros de Vamos Juntos (3 del PRO, uno de la Coalición y otro de Confianza Pública), dos de del radicalismo y uno del GEN y Consenso Federal.

"Es una provocación, porque si bien la Ley no establece proporcionalidad hasta ahora siempre se había respetado la representación en el parlamento", dijo a LPO Javier Andrade. "Cuando teníamos un interbloque de 13 diputados hubo 3 representantes en el CoPUA ¿y ahora que somos 17 no vamos a tener ninguno?", se preguntó el Vicepresidente del bloque del Frente de Todos.

En el oficialismo aseguran que actuaron conforme a lo que establece la ley, que no determina una proporcionalidad en el organismo, sino que los representantes surgen en base a acuerdos políticos. Y que habían ofrecido tres lugares, algo que el peronismo rechazó.

Si bien en el larretismo no le cierran la puerta a la posibilidad de incluir un integrante del PJ, creen que será difícil modificar la decisión de la Comisión de Planeamiento y la Junta de Ética que aprobó los pliegos en un plenario. Aseguran que es la única forma de darle representación a los partidos más pequeños.

En el peronismo consideran que la pérdida de representación es un "castigo" por las últimas votaciones del FDT, que decidieron no acompañar las propuesta del oficialismo. "Somos la verdadera oposición", dijo Andrade.

Juan Manuel Valdés y Javier Andrade junto al bloque del Frente de Todos.

"No es casual que se quiera frenar la participación del Frente de Todos en el COPUA cuando hay una clara controversia entorno a qué debemos hacer con la tierra de los porteños. Si tiene que estar al servicio del buen vivir y de la especulación inmobiliaria", dijo el diputado Juan Manuel Valdés. El legislador no integra la comisión de Planeamiento y estuvo allí a pedido del jefe de bloque Claudio Ferreño, un albertista puro. Según dicen en el peronismo, Alberto Fernández no acuerda con la política de venta de tierras públicas que implementó el macrismo y buscará frenarla.

Fuentes del sector recordaron que en los últimos meses pasaron controvertidos expedientes por el CoPUA. Desde fines del año pasado que el peronismo se había quedado sin representantes en el organismo luego del cambio de gobierno: algunos asumieron funciones ejecutivas y otros se corrieron por motivos personales.

Entre esas carpetas hay una para instalar una estación de servicio frente al Aeroparque Metropolitano, otra para rezonificar un terreno de 13 mil metros cuadrados que pertenecía a Transportes Plaza y una tercera para un complejo de viviendas de lujo a cargo del estudio Bodas-Miani.

Como explicó LPO, BMA (Bodas-Miani-Anger) es uno de los estudios que mayor cantidad de excepciones urbanísticas consiguió en los últimos años en Puerto Madero. Tanto es así que en el mundo de la arquitectura se refieren a la zona como "el Distrito Bodas Miani".

Años atrás el estudio habría intentado realizar un convenio urbanístico con la Ciudad para que les permitieran construir más altura de la permitida en un terreno de Sucre y Figueroa Alcorta, una de las zonas más exclusivas de la Ciudad. El convenio fue retirado del paralamento capitalino porque no hubo acuerdo político para tratarlo, pero la carpeta fue por otra vía.

El estudio decidió presentarse a la Subsecretaría de Interpretación Urbanística, en ese momento a cargo de Rodrigo Cruz. La disposición 560/20 que habilitó el proyecto salió el 27 de marzo de la dependencia de Cruz, que ese día dejó de ser funcionario porteño.

Las opiniones están divididas: fuentes del sector aseguraron que se trató de una decisión "a medida de BMA". Desde el gobierno aseguraron que "la normativa del barrio es U23. Ahora, se considera aplicable el ‘Perfil Edificable' del cuerpo principal del Código Urbanístico, en asimilación a la altura máxima de la Unidad de Sustentabilidad de Altura Alta, por lo que propone alcanzar un plano límite de +27 metros". Como la Avenida Figueroa Alcorta permite esa altura, no consideraron que no había inconvenientes.

Otras fuentes aseguraron a este sitio que la altura máxima permitida para el edificio es de 20 metros según el nuevo código y no los 28,40 que habría permitido la Subsecretaría. De hecho cuando BMA compró el terreno, la altura máxima permitida era 10 metros y hablan de una plusvalía de más de 20 millones de dólares. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Larreta y su banda son tan chorros como los K.
2
Siga la fiesta de los negociados inmobiliarios en CABA.
1
Asi se reparte por ley
Basta de fake news