Lavado
Avanza la causa contra Bunge por una evasión multimillonaria y la UIF pidió ser querellante
Fue primicia de LPO. En 2019, ante una inminente suba de las retenciones, la empresa habría adelantado la declaración de exportaciones que no realizó.

 Avanza la investigación contra contra la exportadora alimenticia Bunge por una presunta evasión multimillonaria que podría llegar a los 100 millones de dólares y la Unidad de Información Financiera (UIF) pidió ser querellante en la causa.

En el mercado cerealero se especulaba tras las PASO de 2019 con una suba de las retenciones. Como adelantó en exclusiva LPO, en el caso de Bunge, la empresa declaró exportaciones por 7 millones de toneladas antes del incremento y lograron ahorrarse el pago de 100 millones de dólares, el equivalente a 427 mil toneladas de soja por el aumento de 6% en la alícuota. Sin embargo las exportaciones realizadas por la empresa habrían sido diferentes a las realizadas.

Exclusivo: Investigan una maniobra de Bunge para eludir el pago de USD 100 millones de impuestos

La causa está en manos del fiscal Carlos Stornelli y se originó por una denuncia de la Fundación por la Paz y el Cambio Climático. A través de su presidente, Fernando Miguez, la ONG denunció un "ardid para obtener una ventaja patrimonial minimizando el pago de retenciones".

Es por eso que la UIF busca que se investigue una potencial lavado de activos. La Ley 21.453 establece que "las ventas declaradas se darán por cumplidas cuando, dentro del plazo estipulado para la declaración jurada, el exportador hubiese registrado la declaración aduanera de exportación para consumo de por lo menos el 90% de la cantidad (peso o volumen) declarada", algo que no se aplicaría en el caso de Bunge.

Las operaciones más complejas de Bunge Argentina dependen del gerente comercial, Adrian Chueco, que integra un equipo compacto con Guillermo Marcotegui y Ramon Fernandez Asenjo, altos directivos de la compañía en el país. Los tres están imputados junto al ex ministro Miguel Etchevehere.

A sabiendas de que iban a incrementarse las retenciones, la maniobra Bunge habría consistido en acelerar la declaración de exportaciones. Entre el 13 y el 31 de agosto fueron 1.400.000 toneladas, en septiembre 1.650.000 toneladas, en octubre 1.140.000 toneladas, en noviembre 1.135.000 toneladas y en diciembre 1.500.000 toneladas, acumulando en los meses posteriores a las PASO declaraciones por 7.125.000 toneladas, que si las hubieran tenido, no existe capacidad logística en el país para almacenarlas.

La reglamentación aduanera permite declarar las exportaciones con hasta 45 días de antelación a la fecha de exportación y pagar las retenciones al momento de despachar la carga; o bien hacer la declaración y pagar en el momento el 90% de la retención congelando el precio y despachar la carga hasta 360 días después, algo que Mauricio Macri redujo a 180 días.

La maniobra delictiva en la que habría incurrido Bunge consiste en tergiversar ante la Aduana el producto que se exporta e informar uno similar con distinta alícuota impositiva en el nomenclador. En este caso, Bunge habría declarado que estaba exportando harina de premezcla y no harina de soja para reducir de 30% a 5% el valor de las retenciones. Sin montos establecidos sobre la cantidad exportada de forma fraudulenta no hay un monto presunto del desfalco.

La titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont.

La maniobra se demostraría porque esos embarques fueron destinados a otras empresas de Bunge, como Bunge Egipto, Bunge Caribe, Bunge China y Bunge Singapur donde fueron importadas bajo la declaración de harina de soja y no como la premezcla que Bunge Argentina les habría comprado a Bigsur y Tradesur, dos empresas supuestamente independientes, pero subsidiarias de Bunge.

Las operaciones más complejas de Bunge Argentina dependen del gerente comercial, Adrian Chueco, que integra un equipo compacto con Guillermo Marcotegui y Ramon Fernandez Asenjo, altos directivos de la compañía en el país. Los tres están imputados junto Luis Miguel Etchevehere, en su condición de ex ministro de Agroindustria y fueron citados a declarar en la causa.

La UIF pidió la formación del legajo patrimonial de los directivos de Bunge y le sugirió a la jueza María Eugenia Capuchetti medidas de prueba para avanzar en la causa.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
No inventaron nada .... Esas triquinuelas de comercio exterior ya las hacían empresarios en décadas anteriores y solamente la corte suprema dijo que eran inocentes. ... No vamos pa dudpar de la justicia no.... Es más hasta esta pobre gente algún día por ahí pretensa ser presidente de la República che...