Córdoba
El candidato de Cambiemos en Río Cuarto se acerca y Schiaretti da un último envión a Llamosas
En el tramo final de la campaña, el peronismo intensifica su estrategia política. Gabriel Abrile de Juntos por Río Cuarto achicó a siete puntos la diferencia. El factor Alberto.

El gobernador Juan Schiaretti espera festejar en una semana el triunfo del PJ en la ciudad de Río Cuarto de la mano del actual intendente Juan Manuel Llamosas. Sin embargo, el camino no asoma tan simple como lo imaginaba el oficialismo provincial. Aquellos más de 20 puntos que en marzo -antes de la pandemia- separaban al peronista del candidato de Juntos por Río Cuarto, Gabriel Abrile, se esfumaron.

Desde los propios sectores del peronismo admiten que el médico radical se acercó demasiado y que hoy la distancia con Llamosas es de unos cinco a siete puntos. A los ojos de Hacemos por Córdoba, Abrile pasó de ser un aspirante de escasas chances, a disputarles el proyecto de ciudad para el segundo distrito más importante de la provincia.

¿Las razones que confluyeron en tal escenario? Varias. La primera y de mayor impacto negativo para Llamosas fue, sin dudas, la llegada del coronavirus. Los comicios fueron postergados dos veces y el paso del tiempo jugó a favor de su principal contrincante.

Para asegurarse la reelección el intendente de Río Cuarto mantiene las elecciones pese al desastre sanitario 

El intendente no pudo ser la excepción y, tal como ocurrió con todos los Ejecutivos en general, la prolongación de la crisis sanitaria y el desgaste social, mellaron su imagen. Desde su entorno apuntan que el momento más crítico fue cuando decretó, por segunda vez, la vuelta a la fase 1. Si bien lo hizo con el apoyo de un amplio marco político, la realidad muestra que al costo lo terminó asumiendo solo. Ese periodo fue en el que Abrile estuvo más cerca, "aunque nunca por encima", aclaran desde el peronismo.

Llamosas y el gobierno de Juan Schiaretti tomaron nota de inmediato del riesgo electoral que suponía ese malhumor social por lo que, en las últimas semanas y para tratar de revertirlo, el titular del palacio municipal anunció un paquete de habilitaciones que no rigen para ninguna otra ciudad de Córdoba. Entre ellas, la autorización para las reuniones familiares.

Gabriel Abrile

Sin embargo, la pandemia no es el único factor que juega en contra. Pese a la gran inversión en obras de envergadura para el sur provincial que bajó el gobierno Nacional a través del secretario de Obras Públicas, Martín Gill, el presidente Alberto Fernández no termina de hacer pie en la ciudad en la que el Frente de Todos va en alianza con el schiarettismo.

La recientemente declarada Capital Alterna nacional es terreno hostil para el kirchnerismo, sólo basta recordar que en los últimos comicios presidenciales Mauricio Macri le sacó allí 24 puntos a Alberto Fernández.

Por otro lado, será la primera elección de Río Cuarto sin el ex gobernador José Manuel de la Sota en el escenario. El tres veces jefe del gobierno provincial fue dirigente muy influyente en la zona donde residió durante muchos años junto a su pareja, la ex diputada Adriana Nazario.

"Es un joven brillante" había dicho De la Sota en el 2016 sobre su joven candidato que finalmente logró imponerse en las urnas y devolver el poder municipal al peronismo. En su ausencia, el nazarismo está jugando y fuerte para Llamosas.

En el Centro Cívico, no contemplan otro resultado el próximo domingo 29 que no sea la victoria del actual oficialismo. Un escenario distinto sería una dura derrota para Schiaretti y un mal precedente para Hacemos por Córdoba en la antesala al ´21; con el condimento de una segura lectura nacional en beneficio de Cambiemos.

Por eso, y para achicar el margen de riesgo, la Provincia intensificó su estrategia política en este último tramo de la campaña con importantes programas, obras y firmas de convenios que lo tienen al propio mandatario provincial, casi a diario, en contacto público (de manera virtual) con Llamosas. Por consejo de su equipo de salud personal, Schiaretti que es paciente de riesgo no pudo viajar todavía de manera hasta Río Cuarto, pero sí sus principales ministros.

La semana pasada, Hacemos por Córdoba anotó la primera derrota electoral de este año. Fue en la pequeña localidad de Morrison, del departamento Unión, donde, si bien el peronismo no ponía en juego un distrito clave como lo es Río Cuarto, ese primer revés encendió una luz de alerta en las filas del schiarettismo. Por ahora, desde El Panal sostienen con confianza que el poder en la segunda ciudad más importante de la provincia quedará en manos de Hacemos por Córdoba. Sin embargo y por las dudas, Schiaretti puso como prioridad toda su estructura a disposición de Llamosas. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.