Elecciones 2021
Coaliciones en riesgo
Por Ignacio Fidanza
Las posibles candidaturas de Macri y Carrió le suman presión al filtro electoral del 2021, que obligará al peronismo y la oposición a definir liderazgos y orientación.

En un año la Argentina estará atravesando uno de los momentos de mayor densidad política del proceso en curso, que además de impactar de lleno en las presidenciales del 2023 tiene la potencialidad de modelar el sistema de poder que hoy cabalga sobre dos coaliciones, con demasiadas discusiones abiertas.

Las parlamentarias del 2021 son además de un instrumento para definir la composición del Congreso, la vía que permitirá empezar a zanjar las disputas de liderazgo y orientación político-ideológica que hoy tensionan al Frente de Todos, pero también a Cambiemos.

Si en la oposición se impone la dupla Macri-Carrió para liderar las boletas que concentran casi la mitad del electorado nacional (Capital más Provincia), el proyecto de centro moderado que intentan expresar Larreta y Vidal entra en crisis y con ellos la alianza hacia progresismo que trabajan con Martín Lousteau, Margarita Stolbizer y Pablo Javkin. Con el enorme interrogante de que actitud tomará el radicalismo ¿Otra vez aceptará el liderazgo de hecho de Macri?

Puede producirse una ruptura o puede Larreta fiel a su trayectoria hacerse el distraído y esperar el 2023. Pero la oposición enfrenta un riesgo: Que aún ganando en sus distritos Macri y Carrió, pavimenten así el camino para una continuidad del peronismo en el 2023, como la habilitaron luego del triunfo del 2017 que los hizo extraviar la búsqueda de ese centro que buena parte del país sigue anhelando.

Las posibles candidaturas de Carrió y Macri ponen a Cambiemos frente a un riesgo de ruptura que el Gobierno puede alimentar por el simple expediente de suspender las PASO.

Un riesgo de ruptura que el Gobierno puede favorecer por el simple expediente de suspender las PASO, lo que exigiría a Cambiemos esfuerzos extraordinarios para unificar listas en medio de tantas tensiones.

En el margen opuesto, como suele suceder con el peronismo, su exuberancia ahorra la necesidad de leer entre líneas. Por alguna razón que sólo él conoce, Alberto Fernández ha decidido no profundizar la construcción interna de ese camino que insinuó en la campaña y transparentó después con aquel acto en Tucumán que compartió -sin su vicepresidenta- con gobernadores y líderes sindicales.

El Presidente ha decidido concentrarse en el manejo de la pandemia y la renegociación de la deuda, adormeciendo la dimensión más política de su rol. Lo hace con cierta elegancia y disimulo, pero la autolimitación es evidente para cualquiera que quiera verlo.

Frente a esto, en un equilibrio tan complejo como fascinante, asoman dos centros de producción de sentido político: Cristina Kirchner que reserva sus contadas apariciones públicas para marcar posiciones de izquierda nacional y Sergio Massa que en un ¿estudiado? juego de espejos logro reducir su crónica hiperactividad público-mediática y ahora sólo aparece para diferenciarse desde la centroderecha peronista, con banderas como la condena al régimen chavista o los ataques a los silobolsas.

Lo interesante en esta trama es que Massa selló con Máximo Kirchner una alianza que por esas cosas únicas de la Argentina, está reconvirtiendo a La Cámpora en una expresión de pragmatismo político que en no pocos temas se ubica en posiciones más moderadas que Cristina o incluso que Axel Kicillof.

El oficialismo va configurando así un universo de tres grandes sistemas planetarios -El Presidente, Cristina y Massa y Máximo- que por ahora tiene como socios mas o menos contemplados a gobernadores, intendentes y sindicalistas.

Es un ecosistema tan inestable como puede serlo cualquier coalición de gobierno sin un jefe de jefes indiscutido. No es el segundo mandato de Cristina ni el México de López Obrador, es en todo caso más asimilable a la España del socialista Pedro Sánchez en tensión y acuerdo permanente con Podemos o el Chile de Piñera, apoyado sobre una constelación de partidos de derecha que se recelan.

Tenemos así en las dos grandes coaliciones que tiene la Argentina similares y solapadas disputas por el liderazgo, la candidatura presidencial del 2023 y el rumbo ideológico de sus espacios. Tensiones que deberán enfrentar el año próximo el filtro forzado de una definición electoral. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
13
Es la crónica de una muerte anunciada. Alberto nunca apostó a un futuro político, lo pusieron en donde está para llevar adelante este plan global, y cada día le marcan la agenda los de las fundaciones que están manejando el país por mandato de sus propietarios. Y por ahora, está cobrando por varias ventanillas, creyendo que cuando se vaya, estará salvado porque no tiene a los jueces soplándole la nuca (no obstante, cualquiera sabe que, cuando los vientos políticos lo favorecen, pueden aparecer cuadernos, peritajes, y testigos que te compliquen la vida) . La reina batata, por otro lado, está muy complicada, y no podría resistir un cambio de sello para 2023. Pero no parece despegar, porque cualquier movida que hace su gente de la cámpora, queda en evidencia, provoca resistencias, e inevitablemente naufraga en medio del bochorno. Entonces, lo que sigue es: negociación interminable de la deuda; extensión interminable de la cuarentena, con idas, venidas, aflojes y restricciones, sin fecha; negociación con algunos factores de poder, para facilitar al transición, y obtener la mejor impunidad posible. Parecería que el hombre de recambio, de confianza del State Department, y allegado a Rudolph Giuliani (del riñón de Trump), es Massa. Giuliani es un referente del lobby sionista, y Horacio (como casi todo el PRO), tiene aceitadas conexiones con este sector. Por otra parte, los K y AF perdieron en la interna, pues sus nexos estaban dados con los Podesta, del riñón de Hillary Clinton, actualmente en retirada. Como casi siempre, las causas primarias de los dramas que nos golpean a diario, están fuera de nuestra visión.
12
.. y hay un Kristian x ahi q cree q cree q rompiendo huevos se soluciona la tortilla.
Avisenle q hace falta un ajustazo Lemes Reznicoff antes y despues la soja a usd 600
Ignorante.
11
.. y hay un Kristian x ahi q cree q
10
Es la COLISION gobernante. Y LPO hijo de pauta los ve : equilibrio fascinante .
Y hay un Kristian x ahi q v
9
Uba la universidad mas prestigiosa de iberoamerica???
https://www.revistanuve.com/qs-las-100-mejores-universidades-de-america-latina-en-2020/
Esta en el puesto 8. La argentina de los premios nobel ya no existe. Los universitarios lo saben bien. Los que no lo son se enteraron el dia que favaloro se pego un tiro.
8
Macri fue lo peor que nos pasó.
7
Hay igual cantidad de antiperonistas como de antikishneristas.... . Kck!!!
El pasado fue. El populismo nos hizo añicos. Mira lo que somos... Somos una gran villa miseria...!!!
Por suerte las nuevas generaciones van a hacer la limpieza que tanto necesitamos. Y sabes porque?
Porque no son fanáticos.
Son... profundamente pragmáticos.

Pd: además ( esto viene de la filosofía) : los esclavos siempren eligen el amo...
6
Resimple 2021;

la alianza gorila vendra repitiendo sus guarismos: 41%, no perdera un voto x 2 razones fundamentales:

-gobierna el peronismo (segun ellos Alberto es peronista)

-no gestionan el ejecutivo nacional, ergo:
cero desgaste, cero perdida d votos.


La incognita es el 49% voto peronista-progre filo K:

avala el status quo (hacer la plancha) d Alberto, q en los hechos implica la continuidad del modelo liberal iniciado x Macri dic. 2015?

o esta esperando el retorno a los años felices K:

-salarios mas altos Latam, con poder d compra d economia mediana europea
-cuasi pleno empleo
-duplicacion d la clase media, con desplome pobreza del 58% 2003 a 21% 2015 (segun UBA, la universidad mas prestigiosa d iberoamerica).
-paritarias-AUH x encima IPC.
-consumo exacerbado.

Para el retorno a los años felices K, hay q romper huevos, como nos enseño el estadista, los huevos del circulo rojo, lo hicieron Nestor y Cristina y el pueblo peronista lo recompenso con las reelecciones 2007-2011.

y tener en cuenta:
el pueblo peronista, cuyo voto es racional, a años luz del irracional voto odio gorila, tambien castiga a kienes lo defraudan, una dieta diaria d sapos: indigesta.
5
Si a esta altura del partido no aprendemos que hay que dejarse de joder, no aprendemos más. La política y el sector estatal / judicial en general
no tuvo ningún problema durante la cuarentena, trabajaron poco / nada y a fin de mes cobran el 100% de sus sueldo igual, al igual que AUH y demás
gente subsidiada, mientras gran parte del sector privado tuvo reducción de sus ingresos (o directamente destrucción).

Ni aún con ese contexto, la clase política tuvo la ocurrencia de ajustar su gasto, al menos simbólicamente. Que necesitan que suceda?????????

Si miramos la película de los últimos 20 años, tenemos un creciente sector estatal / subsidiado, que vive de los impuestos del sector privado, que
cada vez es mas chico y al que no cuidan en lo más mínimo, ni siquiera cuando se va todo a pique.

Si no cambia esa mentalidad (ya que el problema no es material si no mental, está en cómo pensamos como país), en 5/ 10 años cruzamos la
línea de no retorno y ya terminamos de ser un estado fallido.
4
Al gobierno le faltan comunicadores eficientes, que marquen la agenda de discusion, en lugar de entrar siempre en el debate que le propone la oposicion. Tienen que correr a la oposicion del eje del discurso, porque hasta que no pase la pandemia la opo quiere tener al gobierno enrredado en un discurso violento, agotador y sin frutos, Los anticuarentena, los silobolsas, la economía vs la pandemia, las sesiones presenciales, o solo para discutir temas del covid...un sinfin de nadas politicas..
Ademas de salir adelante con contundencia y sin retrocesos. Es dificil cuando la pandemia corre el eje de discusion de todo y la oposición esta en el formato si yo no gobierno vos tampoco. En eso, CFK la tenia muy clara. Error mas, error menos, su gestion fue siempre un acto de poder politico positivo y efectivo, antes que enunciativo. Macri tambien lo tuvo claro, su estrategia era soltar una andanada de leyes sobe la mesa, una peor que otra, y colar algunas, mientras seguia publicamente entreteniendo con el discurso que a la gente le habia instalado conl a ayuda invaluable de la caja de resonancia de los medios socios del estropicio, a kms de distancia de lo que hacia, piando como el tero, mientra nos embocaba a todos.
La reforma judicial debió salir a discucion hace dos meses. La investigacion de la fuga quedó en nada, o se enuncia o se gobierna, y gobernar estrategicamente no es solo gestionar la crisis inmediata por acuciante que sea, hay que dar la pelea en todos los frentes, y no abrir ninguno del cual se vaya a retirar las tropas.
No puede ser que el presidente tenga que salir a explicarlo todo. Algo debería haberse aprendido del grado de exposición de CFK, los medios la limaron por esa arista,