Justicia
Justicia para todos
Por Ignacio Fidanza
Macri arriesga su relato de regeneración institucional al buscar la destitución de Ramos Padilla. Polarización y justicia.

La consolidación de una justicia independiente es acaso la mayor contribución que se puede hacer a un país caótico como la Argentina. El famoso "Rule of Law" anglosajón nunca fue nuestro fuerte, pero es esencial para darle ancla a un país que pasa en menos de cuatro años de la fantasía revolucionaria al alineamiento total con Estados Unidos y el neoliberalismo del déficit cero del FMI.

Una justicia con poder y autonomía para defender la Constitución y las leyes no es la tierra prometida, pero sería un formidable depósito de arena para meter en la caja de cambios de la política, cuando se fuerza el sistema.

Por eso, Marcos Peña está bien orientado cuando destaca la mejora institucional en el funcionamiento de la justicia, como una de las contribuciones centrales del gobierno de Macri. El problema es que, como en tantos otros temas, la realidad no lo acompaña.

O mejor dicho: ¿De qué hablamos cuando hablamos de justicia independiente?. La respuesta es obvia: Independiente del poder. Es una de las dos vigas sobre las que se apoya la democracia republicana. La otra es la prensa libre. Por eso, no es casual que en este momento que vive la Argentina, la crisis de una golpee a la otra. Hasta ahora, no se ha encontrado un mecanismo más eficiente para controlar el poder, que la dialéctica que generan esas dos actividades operando a pleno y en libertad.

Con la sucesión de causas, detenidos y revelaciones que en estos tres años nos ofrecieron los tribunales federales de Comodoro Py, se suponía que se había avanzado en la materia. Pero esta semana el presidente Macri decidió arruinarle -también- ese relato a su cerebro electoral, al pedirle al ministro de Justicia que promoviera la destitución del juez Ramos Padilla.

Ramos Padilla cometió el pecado de investigar a quienes ahora están en el poder, no a quienes lo abandonaron. Y Macri reaccionó igual que los Kirchner y antes que ellos, que Menem. Para que se entienda, Padilla podría ser destituido por lo que hizo bien, no por lo que hizo mal. Eligió morder al poder vigente donde le duele y eso no fue bien recibido por el Presidente, que decidió dejar las sutilezas de lado y se sacó los guantes.

Macri ordenó que destituyan al juez que investiga a Stornelli 

Fue un error político de fondo y de instrumentación. Podría haber trabajado sobre la Cámara Federal de Mar del Plata y luego sobre Casación, donde su opinión pesa fuerte, para canalizar la intención de quitarle la causa a Ramos Padilla en un proceso que mantuviera la lógica de revisión judicial. Hubiera sido mejor. Las formas son importantes si hablamos de la construcción de una convivencia más civilizada.

Pero además, Macri también perdió la oportunidad de llevarse la medalla de la regeneración institucional, una de las pocas trascendentes que le quedan a mano.

Lo que ocurrió no es nuevo para quien haya seguido la trayectoria del macrismo. En la Ciudad fue igual. Gracias a la inestimable colaboración de su amigo Angelici, el entonces jefe de Gobierno logró al cabo de dos mandatos disciplinar al grueso de la justicia porteña. Y también entonces, Macri se vio asediado por un escándalo de espionaje ilegal.

La idea maniquea de buenos y malos se reitera en el discurso oficial. "Un cuchillo en manos de ellos es para cortar la carne y alimentar a los hijos, en manos del kirchnerismo es para asesinar", sintetiza un destacado integrante del mundo judicial.

Lo nuevo es la pérdida de sensibilidad política, que indica que si se decidió tomar un curso cuestionable, que al menos no se exhiba a plena luz del día. El gobierno exhibió esta semana la versión "hardcore" de la presión a la justicia.

Pero claro, seguramente para Macri nada de lo que hizo es objetable. En todo caso, apartó a jueces "malos" y neutralizó a los que por motivos ideológicos impedían el despliegue de su proyecto de progreso. Antes y ahora.

La idea maniquea de buenos y malos se reitera en el discurso oficial. "Un cuchillo en manos de ellos es para cortar la carne y alimentar a los hijos, en manos del kirchnerismo es para asesinar", sintetiza un destacado integrante del mundo judicial.

Y el error no puede ser más dañino. La idea básica de la creación de la justicia es quitarle el cuchillo al Rey, para que la aplicación del poder punitivo no dependa de sus pasiones o intereses. Todos los gobernantes en algún punto de su carrera encuentran una justificación racional para sus actos más cuestionables, para ubicar el "bien mayor" de su lado. Esa no es la discusión.

El problema que tenemos en la Argentina es que esto está ocurriendo en el bando "republicano", el que debería poner el acento en estos asuntos. Por eso, es un drama que voces muy destacadas de ese mundo mantengan un silencio que aturde ante la desmesura del Presidente. Todos esos apellidos prestigiosos que marcharon durante el kirchnerismo en defensa del juez Cabral, hoy se escudan en la supuesta cercanía del juez Padilla a Justicia Legítima para evitar una condena. Y así terminan replicando la lógica amigo-enemigo que decían combatir. No importa el derecho, sino el bando.

Cristina ya sabemos lo que piensa y no es casual que su declive político haya comenzado cuando lanzó la reforma judicial, que desnudó la pulsión por llevarse puesto a un poder que entorpecía sus planes.

Esta semana esa visión fue transparentada por el intendente Durañona y Vedia, que explicó que en caso de ganar las elecciones, la primera decisión del kirchnerismo será ampliar la Corte Suprema para poblarla de jueces militantes y así someter al Poder Judicial al proyecto político. La afirmación es imprudente pero revela una observación muy clara del obstáculo que hay que remover, para un ejercicio sin límites del poder. Y por eso, no es casual que el macrismo planifique una reforma similar.

Es por estas cosas que la polarización es una tragedia muy real, que genera un clima de guerra que justifica desmontar todos los frenos del sistema. Porque de lo que se trata es de salvar la vida y ganar la batalla.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
17
PRECANDIDATOS TEMPORADA 2019
El círculo mediático, está al rojo vivo. Desesperados ante la debacle macrista con cambiemos, corren a inflar algún candidato, que les permita conseguir legisladores, para defender sus colores en la compulsa de octubre y luego sostener sus prebendas en las cámaras.
De allí el Plan ?V? por María Eugenia Vidal. Como el Plan Zoquetes, en el que motivan, arrastran y mueven a Roberto Lavagna. No hay confusión, la ruina económica -digan lo que digan- los periodistas de la TV adicta, no les permite ganar una elección, solo con un buen fraude, pueden asegurar la partida electoral.
Las broncas de Mauricio, lo confirman como un Macri Blanco Villegas, son prueba del descontrol interno de cambiemos, que sin un liderazgo fuerte, que hoy está zozobrando, se desarticula paulatinamente, con la retirada radical y las furias agresivas de Lilita, que se ve exilada, presa o muerta, según ella dice, mientras amenaza con un golpe institucional, en dos días.
No está actuando? Mauricio está furioso tratando de sostener su liderazgo? le llegó que el círculo, apuesta por ?V? si no mide bien a fines de Mayo. Allí recuerda a Raúl Alfonsín, rogando a MAGNETO, líder indiscutido del círculo multicolor, por los pocos meses que le faltaban, mientras para cubrirse de su posible capricho, saben que alientan a Lavagna, para lograr que los peronistas que recalaron en cambiemos, guiados por Duhalde, tengan donde ir junto con ?V? para eludir volver, al Movimiento Peronista, pintando unidad que los unge en 1º vuelta.
El Partido Justicialista, que controla el sanjuanino Gioja, propone un Frente en alianza, con los Movimientos Sociales, el gremialismo Combativo de Moyano y Palacios, con el kirchnerismo, en su segundo plano? y ?Ella? prenda de paz; Todos reclaman unidad mediante una PASO, de todos juntos, contra cambiemos, donde se definan roles, espacios y se cuenten los votos, para ver quien conduce y es presidente.
Varios de los alternativos del peronismo federal, usando la política pendular que les enseñó Perón, ponen distraídos, boletos en las tres opciones: 1. Volver al Movimiento; 2. Hacer una PASO en Alternativa Federal, que ganaría Massa; 3. Jugarse una carta brava, con la formula Lavagna a Nación y Vidal a Baires? Afirman que van a resolver sus diferencias en una gran PASO, entre Masa, que mide más, Urtubey que mide menos, con Picheto que no mide, e invitan a Roberto Lavagna a competir dentro del esquema, cosa que el maduro economista, pretende reemplazar por buenos consensos, progres como Margarita, Socialistas Santafecinos, Radicales de Ricardo Alfonsín y neo peronistas, del Duhaldismo residual, injertado y sin destino en cambiemos, onda Amadeo o Bárbaro, con el apoyo de las encuestas que le garantiza el círculo, mientras suman auspicios gratuitos, de los cuatro medios concentrados, en línea con el gatopardismo que simbolizan.
Quieren -eso si- una interna PASO, pero sin Cristina, que les gana a todos juntos, o separados, como dice Alberto Fernández. Por eso mantienen operación con el PJ, con el sector Lavagna y con su propia Alternativa. El 90 % de los Gobernadores, Intendentes y Gremialistas, desojan la margarita y hacen tiempo. Si Cristina se baja? no pueden evitar competir dentro y allí creen, que los votos que ella tiene, no los puede transferir a otro candidato, entonces pesan intendentes, gobernadores y gremialistas.
Lo de Cristina es fácil, tiene dos alternativas: 1. Hace un renunciamiento histórico el 20 de junio, día de la Bandera en homenaje a Belgrano, luego de darle continuidad a sus seguidores con los acuerdos provinciales que forzó con maestría. 2. Pone un Vice propio, garantizando la sucesión y gana en 1º vuelta? en el peor de los casos, gana en 2º vuelta. El peronismo repetiría así los resultados del 2003, donde salió con el 74 % de los votos 1º con Carlos Menem; 2º con Néstor Kirchner y 4 º con Rodriguez Saa.
En esta lógica, traducida al presente del hoy: 1º. Cristina; 2º Massa; 3º Lavagna, 4º El voto en Blanco; 5º La izquierda Kgb-Cía y 6º (Que ya -casi todos- los descubrieron). El vecinalismo PROcesista, 666 con la mordida del diablo.
16
Fianza si el presidente se pone a enjuiciar a los jueces , de que estamos hablando a parte que se puede esperar de una persona que todavía no se enfrió el cadáver de su padre y salió a Mansillarlo , si él es un hombre de bien que done toda su herencia por ser mal habida, o se cree que los últimos quince años realizó esa práctica, si el lo sabía porque no denunció los hechos y sabiendo todo eso que esperan los ciudadanos de una persona así.
15
Lo lamentable de todo esto, es que está tan bien armada la trampa: mecanismo electoral, poderes y privilegios de legisladores y jueces, potestades del poder ejecutivo, inexistencia de organismos independientes de control, etc, que somos constantemente sometidos a la tiranía del hecho consumado. Quien tiene el sello en su poder, decide cualquier atrocidad, la que se pone en práctica de inmediato, y la ciudadanía no cuenta con recursos como para frenar el atropello o defenderse. El congreso es un cómplice activo o por omisión de todas las medidas atentatorias (más allá del discurso de conveniencia), y la "justicia" es la estocada final a cualquier intento de impedir o mitigar los abusos. Lo que sucede, lamentablemente, es que hay un sector aún muy significativo que sigue zafando, viajando, ahorrando, comprando dólares, etc, y con tal de que no lo irriten con las gronchadas de Cristina, sigue quejándose, pero bancando. Más allá de lo anterior, habría que aprender de movimientos sociales más maduros, y desarrollar estrategias de autodefensa directa de la ciudadanía, siempre dentro de la ley, pero superando los mecanismos convencionales de acción, que terminan en la nada.
14
Les falta poco, te comiste a Luciana erres de en el desayuno? Que te aproveche!
13
Los jueces debens er elegidos por universidades nacionales e internacionales prestigiosas, no por politicos
Jueces elegids por politicos, igual a jueces complices de esos politicos y al servicio de esos politicos
Y el 70 porciento de los jueces fueron elegidos por pejota y ka
12
Francisquito, seguí mostrando ser un pejotita fachista, de los que abrazaba a mussolini
Y vos hablas de dictadores
Tu partido y vos son el mejor ejemplo de ellos
La proxima pediles a tus amitos que te den un guion mas corto y coherente
Solo mas corto, coherente no te pueden dar nada
Y mas corto a vos no te sirves, los explotadores de tus amos te tienen a pan y a agua escribiendo todo el dia
Disfruta el pancito con moho que te toca esta tarde
11
Aboimbardo, no te preocupes que a vos no te tocará nada
Bueno si, limpiar inodoros con la lengua
De eso sabes y mucho
10
Un juez militante no es un juez, pibito con aires de analista politico
Un juez militante es solo un militante con poder de ayudar a su grupo
La justicia no milita
La justicia debe ser neutral y reoslver sin banderías ni amiguismos
En sintesis un juez militante es una burla a la justicia
9
SR Fidanza: en vez de decir que la justicia y el periodismo ?operan? a pleno, sería tan amable de encontrar otro verbo? A confesión de parte relevo de pruebas dicen los leguleyos
8
No hay nadie actualmente en la Argentina, de cualquier bando político que sea, que quiera una reforma y purificación tanto del sistema de justicia como de los servicios de inteligencia. La razón es muy clara: lo que le sirve ahora a tu enemigo, te va a servir también a vos cuando cambie la bocha. Para romper con esa mecánica, haría falta una especie de Roque Sáenz Peña, que permitió las elecciones populares aun sabiendo que los conservadores iban a perder el poder en manos de los radicales, algo que jamás (legalmente) iban a recuperar hasta que llegó Macri y engañó a millones de pelotudos con el cerebro atado a su celular.
Si no quieren que los jueces sean elegidos por el voto popular (como también deberían ser elegidos los comisarios de cada "condado"), entonces que sean designados por las tres cuartas partes de toda la asamblea legislativa. By the way, ¿por qué no establecer constitucionalmente un sistema unicameral, habida cuenta que ahora los senadores, que deben representar a las provincias, son elegidos por voto directo y no por sus legislaturas? La justicia actual es aberrante, pero la Constitución falsamente indigenista y progre del 94 también lo es.
La Suprema Corte debería ser integrada por 13 miembros (número impar para desempatar) y ser sólo un Tribunal Constitucional, como en Alemania. Sería, así, el último recurso para sacar legalmente del poder a un dictatorzuelo como Macri y poner entre rejas a Laura Alonso y otros barrabravas del gobierno. Una sala más abajo se ocuparía, con más gente, de temas que llegan hoy hasta la Corte y que ameritan otro tratamiento, como recursos por falta o falla de justicia.
Los jueces no pueden ser vitalicios. Seis años, y afuera. Y los miembros de la Corte deberían durar en sus cargos no más que el tiempo de una presidencia y media del Poder Ejecutivo, para que éste último no la tenga tan fácil por lo menos durante la primera mitad del mandato.
Todas estas cosas se podrían discutir si no fuera que ahora los políticos, lejos del ideal de un estadista, se han convertido en sucias bandas de trolls que utilizan abundantemente el desgraciado argumento ad hominem para descalificar cualquier atisbo de verdad. Ramos Padilla es víctima de eso, porque no importa cuál sea su posición polìtica, su color de piel o su orientación sexual (por decir cualquier cosa), sino lo que presenta como evidencia. Es más: ni siquiera importaría que lo suyo fuera una operación, con tal que pudiera sostenerla con pruebas. No discutas con el árbitro si sabés que todo el mundo te vio cometiendo faul.