Editorial
Los desafíos de la política ambiental
Por Patricio Solimano
Un plan de biovidersidad, ley de glaciares, producción de alimentos, gestión de riesgos y energías renovables, son algunas de las tareas que tendrá la próxima gestión para proteger el medio ambiente.

Después de una gestión de lo ambiental que se puede pensar como la peor de la historia, rememorando que tuvimos una ministra que salió con un tapado de piel en la tapa de una revista, queda una imagen de tierra arrasada en sentido amplio. Ya no quedan aristas en las que Sergio Bergman no haya tratado de hundir el barco. Hoy estamos ante un Titanic cantado.

Este escenario presenta el desafío de arrancar de cero para el próximo gestor del área, y esto puede ser bueno o puede ser un pesado karma. Por un lado, peor no se puede estar, pero por otro lado es necesario tomar acciones inmediatas y urgentes ante la fantasmagórica aura de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable actual.

El próximo responsable de la política ambiental Argentina tiene una tarea descomunal para poner en orden un sector que fue golpeado y denostado. Para esto será necesario encarar cada línea en particular con organización, compromiso, cuadros activos y capacitados, que por suerte, en muchos municipios, el CONICET, las Universidades y dentro de la secretaría sobran. Delimitar estas líneas no parece tarea difícil, ya que todo el ambiente fue fuertemente atacado por Cambiemos y solo un rápido vuelo de águila nos muestra áreas prioritarias y urgentes.

Un punteo inicial indica que:

En relación a la Biodiversidad, hay mucho por hacer. Cabe la pena recordar que el gobierno saliente anunció con bombos y platillos, el plan extinción cero (https://www.argentina.gob.ar/ambiente/biodiversidad/extincioncero), con millones de pesos para frenar la franca desaparición de una serie de especies como, el yaguareté, el maca tobiano, la mojarra desnuda y el cauquén colorado, entre otros. El problema central fue que, no se gastó un solo peso en cuidar a estas especies, que ciertamente están mucho peor que hace cuatro años.

Otro punto importante es la Ley de Bosques Nativos, claramente con la tasa de desmonte aumentando año a año, y records insólitos en lugares como Salta. Es necesario hacer que se cumpla esta ley 26.331, rehabilitar los ecosistemas forestales nativos, penar a los infractores y empezar a pensar el manejo de los bosques desde lo local, empoderando a nuestros compañeros comprometidos con este sector en cada rincón del país. Mejor no hablar de la contratación de consultores extranjeros en esta temática cuando en lo local sobran capacidades.

La Ley de glaciares, es otro tema a retomar, repensarla y trabajar fuertemente para cuidar la cordillera y fundamentalmente las aguas que bajan de ella. Todo Cuyo y la Patagonia dependen de esa agua para su vida y sus producciones locales. Pensar estas regiones sin considerar los glaciares, como mínimo, es de una ceguera increíble. Pero como ya se dijo, lo obvio suele pasar desapercibido, precisamente por obvio.

Otro punto crítico es la forma en la que estamos produciendo alimentos, en esto en particular es donde el estado tiene que estar más presente. Participar activamente de la fiscalización y, aportar herramientas y capacitación para el uso correcto de agroquímicos en nuestras producciones. Este es un eje que se debe trabajar de manera transversal con INTA, las Universidades y el sector del agro sin desconocer la importancia de la agricultura familiar, los nuevos enfoques de agricultura sustentable y apoyar a la producción sustentable en sus tres patas (social, ambiental y económica) promoviendo la ecología agrícola y las producciones orgánicas con incentivos, trazabilidad y aportes estatales.

También es necesario avanzar en una gestión integral de los riesgos ambientales que tiene la Argentina. Es crítico pensar en los incendios y en las inundaciones, dos problemas emblemáticos de la gestión saliente, que nada hizo por la gente que sufrió estas catástrofes más allá de rezar o plantear en un grito que no se inunda más, mientras el agua pasaba por nuestros talones. Los efectos del Cambio Climático ya son evidentes a raíz del aumento global de la temperatura media terrestre y está, generando impactos de todo tipo en los ecosistemas del mundo. Es necesario planificar y pensar el riesgo a futuro para poder adaptarse, mitigar y tomar acciones de manera veloz.

Por último los recursos naturales, renovables y no renovables son una fuente extraordinaria de divisas para el país. Pero son nuestros recursos naturales y su aprovechamiento se debe hacer de una manera sustenteble, y que sea favorable a la nación llegando a los ciudadanos. Para esto no existe mejor modo que fortalecer la soberanía sobre nuestros recursos, donde la búsqueda de agregado de valor, trabajo y distribución de la riqueza, sea tutelada desde el estado, velando por los requerimientos y los límites ambientales de cada territorio. Para cuidarlos debemos conocerlos, y la generacion de conocimiento se alcanza empoderando a nuestro sector cientifico.

Todo esto requerirá acciones en el corto y el mediano plazo. En el corto plazo -el nuevo gobierno comenzará sus acciones el 10 de diciembre- lo urgente se va a llamar fuego y agua. No se puede ingresar al gobierno dejando que millones de hectáreas se prendan fuego como paso en enero de 2015 con Cambiemos, con un Bergman que no hizo nada de nada por provincias como la Pampa o Río Negro.

El problema de los incendios no va a cesar. Es una cuestión natural de estas zonas, donde el acumulo de materia vegetal asociado a tormentas, hace que el fuego se inicie y avance. Tampoco podemos olvidarnos del Litoral, donde la urgencia del fuego dejo en el olvido a los inundados de zonas como Entre Ríos. Estos, sin pensarme vidente, serán los primeros problemas que tenga el área. Con acciones, trabajo mancomunado con las provincias, fondos, sistemas de alerta temprana, despliegue de bomberos y comunidades informadas, estos desastres tendrán menos impacto y magnitud.

Ahora el mediano plazo. Necesitaremos herramientas que permitan organizar el territorio considerando el clima, lo local y lo nacional. Para tomar acciones relativas a lo punteado anteriormente, biodiversidad, recursos naturales, riesgo, bosque, glaciares y avance de frontera agrícola. Estos elementos deben ser incorporados en un ordenamiento territorial ambiental de Argentina, una foto organizada, desde donde construir un plan, una hoja de ruta. Donde el estado nacional, las provincias y los estamentos técnicos (INTI, CONICET, INTA, Universidades, etc) cumplirán un rol fundamental enumerando riesgos, problemas, valores, abundancias, formas de producción, etc. Desde cada uno de estas capas críticas de este mapa, el estado, puede fiscalizar, aportar fondos, gestionar mesas de diálogo y de manejo y crear planes con visión local.

Con esta herramienta global, se puede pensar dos cuestiones críticas para el futuro del país. Por un lado la soberanía, nadie puede cuidar ni manejar algo que no conoce, por esto este mapa global de ordenamiento y enumeración de cuestiones ambientales es la herramienta central a mediano plazo en lo ambiental. Por otro lado es necesario pensar desde el federalismo. En este sentido el Consejo Federal de Medioambiente (COFEMA), tiene que tener una fuerza central, para que con el ordenamiento territorial gestione un plan de acciones ambientales en todo el territorio, donde se pongan prioridades y fondos en mejorar nuestra capacidad de acción, adaptación, mitigación y toma de decisiones.

Por ende ambiente debe ser visto como transversal a varios ministerios y estamentos del estado, como son energía, producción, hábitat, ciencia, educación, desarrollo social, parques nacionales, como mínimo. En este sentido necesitará libertades y mucha fuerza, para poder trabajar por una patria con inclusión, trabajo soberano y futuro para los que vienen. Recordando que seguramente el encargado del área no tendrá un diciembre ni un enero tranquilo, porque la tierra arrasada que queda atrás, necesitará acciones urgentes y planes a mediano plazo, claros y concretos. Pero como dijo R. Arlt "el futuro es nuestro por la prepotencia del trabajo".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Atractividades del paisajismo y a la vez, creación de empleo genuino de calidad:
Vengo por DEBER CÍVICO dijo el ?Chipy?, amigote de Macri y triplicó por la Decisión Administrativa N° 1422/16 del JGM Marcos Peña, los cargos de funcionarios de nivel gerencial en la Administración de Parques Nacionales.
Antes, 13 Directores de carrera por Decreto 1375/96;
a partir 2016, 34 Direcciones (de 160 mil arriba, viáticos mas Unidades Retributivas liquidadas TODOS los meses), que de inmediato fueron cubiertas SIN CONCURSO con cuadros porteños del PRO.
Igual, ya son aves de paso.