Campo
Es una tragedia la que vive el campo
Por Salvador Di Stefano
El gobierno no hizo ninguna mención al problema de sequía, incendios e inundaciones. Daría la sensación que se olvidaron del sector que más los apoyó.

El campo vive una verdadera tragedia, si el gobierno no se ocupa de buscar soluciones vamos a un escenario muy complejo para la campaña 2018/19. Te mostramos a los productores que trabajan, los que solo buscan una renta, y los que aún tienen espaldas para poder seguir. El gobierno no hizo ninguna mención al problema de sequía, incendios e inundaciones en sus últimas apariciones, ni después de la reunión de Chapadmalal, ni en las notas periodísticas que dan a la prensa. Daría la sensación que se olvidaron del sector que más lo apoyó para ganar las elecciones. Sería muy bueno que vuelvan sobre sus pasos y se ocupen del tema, para racionalizar el Ministerio de Agroindustria hay tiempo, hoy hay que ayudar a los que están en crisis.

El campo vive una verdadera tragedia, te lo voy a dividir en 3 partes, tendríamos que analizar la cadena, pero solo nos limitamos a los que manejan la tierra.

1) Los dueños de campos que los cedieron en alquiler nunca pierden, cobran un fijo sin importar la productividad, están fuera del negocio de riesgo. Su única preocupación es si le cumplirán el contrato, en el 99% de los casos los contratos se cumplen. Estos actores del negocio no sufren perdida, ganaran mucho dinero con los precios actuales. (70% del campo)

2) Los dueños de campo que explotan el negocio, no creo que sufran perdidas (dependerá del daño de la sequía). En el mejor escenario cambiarán la plata de un año a otro, pero podrán tener revancha de cara a la próxima campaña. No les quedara ni para cambiar la camioneta. (30% del campo)

3) Los que no tienen tierra y alquilan (70% del campo). Mi mayor respeto y admiración para estos emprendedores que se juegan todo en cada campaña, invirtiendo a cielo abierto. Tienen una alta probabilidad de perder dinero, se descapitalizarán, y son los que más ayuda necesitan para poder sostener revancha en la próxima campaña. Para ellos se necesita una ayuda de parte del gobierno, ya sea financiera o fiscal. Estos actores necesitan a precios de hoy un 20% y 25% más de precio para salir derechos. El gobierno tiene la palabra, no podemos dejarlos morir empresarialmente, es un tema a debatir y analizar, ojalá nuestros gobernantes perciban este problema.

También hay otros actores, pero sería muy largo para analizar en una sola columna, las economías regionales están en crisis, necesitamos lluvias ya, no solo para esta campaña, para poder tener la esperanza de la revancha con el trigo, el maíz y la soja que vendrá a partir de mayo.

En fin, de ir armando propuestas, podrían sobrevenir las más variadas, a saber:

1) Bajar las retenciones de todo el año al mes de mayo, entre enero y febrero bajaron el 1%, esto implicaría bajar un 5% todo junto ya, alguien podría decir que esto beneficia a los que son dueños, pero por ese mayor valor que perciban deberán pagar ganancias por el equivalente al 35% de lo ingresado, con lo cual algo lo termina recuperando el fisco, y salvaría de muerte a muchos emprendedores. Mi objetivo es que sigan viviendo los que trabajan la tierra.

2) Que se dispongan los créditos productivos para el sector agropecuario, en el marco de la emergencia del sector, en el norte están inundados, en la zona centro secos y La Pampa prendida fuego. Esto implicaría que puedan acceder a créditos de los bancos a una tasa del 17% anual por el periodo de un año y medio hasta que levanten la cosecha 2018/19.

3) Postergación del pago de tributos del año 2018, al año 2020, con el fin de dar un financiamiento al 0% por las obligaciones fiscales, y cobrar el 100% de las mismas en el año 2020 en 6 pagos iguales y consecutivos entre enero y junio de dicho año. Esto solo impactaría sobre aquellos productores que alquilan la tierra, no sobre los que son dueños.

Estas medidas serían un paliativo, a los precios de hoy muchos emprendedores que alquilan están técnicamente quebrados, necesitarían un aumento del 20% en el valor de soja y maíz para salir derechos, si solo sí la seca les genera una pérdida de solo el 20% del rinde promedio en zona núcleo, para otras zonas del país con menor rinde necesitan un aumento mínimo del 50%.

Para que estén informados, hay zonas que las perdidas serán del 50%, y la gravedad de los emprendedores y zonas urbanas de influencia es gravísima, en el interior muchos pueblos viven de lo que produce el campo, la situación es desesperante en muchos casos, ojalá esta nota pueda conmover a los que gobiernan en Capital Federal.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
15
que se fundan todos, Nestor los salvo de los remates y pagaron con traicion. ahora lloran lagrimas de cocodrilo porque quedaron gordos de la epoca de Cristina... que se fundan todos!
14
El gobierno no se olvido de los productores agropecuarios. Parece mentira que todavía haya gente que no sabe o no quiere saber que el del campo es un negocio a cielo abierto al que el resto de la gente no esta dispuesta a ayudar. Lo que tiene que hacer los productores es aguardar a los años de las vacas gordas.
13
el sector más retrógrado de la Argentina, con mayor informalidad, donde trabajan peones en condiciones de cuasi esclavitud. Hablan de que el PJ genera pobres cuando ellos mismos los necesitan para ser "competitivos", cuando no los encuentran, los importan de países vecinos sin ningún tipo de documentación. Y encima ahora están destruyendo el medio ambiente, todas las inundaciones recientes por la siembra indiscriminada, desmonte, desvío de cauces de ríos, etc. A los cóndores que tienen un estómago a prueba de lo que sea (son carroñeros) los están extinguiendo de a docenas a puro agroquímicos, en fin...
12
Hablan mal del productor agropecuario?...LTA. el conflicto con el campo marco el fin del peor gobierno de la historia, Isabelita tenía mejor economía que la bipolar, sobrevivimos...a los 90 del musulman admirado por la bipolar...sobrevivimos...al cabezon a los rodriguez saa puerta y toda su catarsis de esos años...mira si no vamos a sobrevivir con estos muñecos? LTA el pj es una maquina de generar pobres
11
la verdad, salvador, pensaba opinar en el mismo sentido que los comentarios que ya leí. sobra el mío, entó. pero la gente que estás defendiendo no sólo votaron al que los oprime, sino que además envenenan al resto de los habitantes de éste país, incluyendo los peces. así como el café fue la maldición de brasil, like el caucho, la soja es la maldición argentina. muéranse, fúndanse, desaparezcan, miserables!!! y a ustedes les está pasando lo mismo que al resto del país, votaron a un tipo que nos está cagando a todos!!!
10
Yo espero q los ignorantes dl campo q votaron x macri aprendan
Ahora que están peor, jodansé
PENSARON Q SIN RETENCION Y DEVALUACION PODIAN SOLOS..
Rematen sus campos como en los 90s
9
Estaría bueno que hablemos de la actividad ganadera que esta en decadencia. Los productores no pueden afrontar los costos que son TODOS en dolares cuando el valor de la carne kilo vivo se paga aprox igual que en diciembre 2015 (la variación fue ínfima en comparación con los aumentos) y a eso sumemos que la quita de retenciones al maíz encareció el alimento que se le da a los animales y solo benefició a las cerealeras que como siempre son 3 grandes que concentran todo el mercado. No olvidemos la suba de impuestos de ARBA y municipios. No se subsiste así, ya muchos están cerrando su producción. Todos hablan del agro y nadie de la ganadería, por qué será?
8
Los que tra-ba-jan el campo, o sea, los que emplean sus 8 o 10 y hasta 16hs en el campo, usando herramientas, alambrando, cosechando, manejando bajo el sol ardiente o el frío y el viento cosechadoras, sembradoras, aradoras, etc. Los que emplean su cuerpo y su mente para arriesgar su vida y la de sus familias en el campo, es decir, el peón rural, seguro que no gana. De hecho cobran la mitad de una canasta de pobreza, la inmensa mayoría en negro y sin cobertura de ningún tipo. Ellos, que producen la verdadera riqueza de la que el autor habla y pretende "re-distribuir", pierden todos los días un poco de su vida. Y no es altruismo: los trabajadores rurales, millones en este país, son los únicos que pueden resolver el problema agrario, porque saben cómo hacer producir las máquinas, las herramientas, la tierra y todos los insumos que esta actividad demanda. El problema de cómo capitalizar esta tarea es sencillo, la renta agraria entera tiene que ser manejada por ellos en función de su más elemental interés: que la tierra en la que ellos viven, trabajan y mueren sea puesta a andar. El problema es que tanto las patronales terratenientes de este país como las exportadoras y los "pool de siembra", liquidan, ahorran e invierten sus divisas en el exterior y el Estado está desfinanciado. Encima el autor pretende que parte de la recaudación fiscal, o sea el impuesto que los pobres trabajadores rurales pagan, vuelva los que se llevan la renta agraria hace siglos. Según el diario Perfil, el equivalente al PBI nacional está depositado en cuentas extranjeras. Entonces nacionalicemos la banca y pongamos la tierra bajo control de sus verdaderos productores. Para ello es necesario organizarlos y ponerlos en movimiento, como se ponen en movimiento las patronales agrarias en sentido contrario. Hoy el reclamo unificador de los verdaderos productores, trabajadores rurales, es un salario igual a la canasta familiar y el rechazo a la reforma laboral. Sobre esa base debiéramos pensar el problema económico que interesa no a un puñado de centenares de propietarios o exportadores, si no a decenas de millones de argentinos.
7
Y van a tener que vender las Toyotas y las Amarok!
6
Salame